DESTACADOS
Especiales

Especial: Foo Fighters: Sonic Highways (3er capitulo)

» Publicado el 17 nov por Jorge

Con algo de retraso os traemos nuestra impresión del tercer episodio de la serie documental Foo Fighters: Sonic Highways (HBO/BBC), en la que la banda norteamericana nos cuenta el transfondo de cada una de las canciones de Sonic Highways (Roswell/RCA), su recien publicado nuevo disco.

Tercer capítulo: Nashville

Tras dos episodios centrados en los inicios musicales de Dave Grohl, porque en el fondo eso es lo que nos querían transmitir, la banda se traslada a Nashville, la segunda ciudad en tamaño del estado sureño de Tennessee, y dan un vuelco a la forma de contar la historia para, sin darnos cuenta, hablarnos de la ciudad, su country y, como no, del invitado estrella del tema que allí grabaron. Todo junto, bien revuelto, con algunas partes más predominantes que otras pero que, hasta que no lo ves con detenimiento no te das cuenta. El que escribe ha necesitado un visionado detallado para pillarlo.

Lo primero que tenemos que hacer es retroceder unos años atrás, cuando Zac Brown, líder del grupo llamado casi como él (Zac Brown Band), se topa con Dave en una tienda de Los Angeles antes de una gala de los premios Grammy. Un encuentro que les sirvió para, entre otras cosas, acabar dándose los números de teléfono y, lo que es más importante, dejar una puerta abierta al futuro (“amigo, sería muy bueno si pudiéramos hacer algo juntos algún día” – Zac Brown). Una propuesta que terminó por concretarse en el 2013, cuando Zac sugirió a su banda que el frontman de los Foo Fighters fuese el productor de su nuevo disco (“¿Que tal si buscamos a Dave Grohl para producir nuestro disco?“).

Si hablásemos de rock podríamos entender su elección, pero en su caso, siendo una formación de country, era sorprendente, tanto para la banda (“… todos estaban como “demonios” “, cuenta Zac), como para el escogido, pues no sabia de ellos más que unas pocas cosas que leyó en la edición americana de la revista Rolling Stone y mucho menos haberlos oído (“antes de venir aquí nunca, nunca, nunca había escuchado su banda, ni una canción… nunca había escuchado una de sus canciones, nunca” les dice Dave a los miembros de Zac Brown Band, para luego añadir en offme senté, comencé a grabar y ellos empezaron a tocar y esa fue la primera vez que escuché una canción de Zac Brown“). Aun así se dejó convencer y en noviembre de 2013 fue a Nashville a grabarles durante 6 días en los Southern Ground Studios, propiedad de Zac, donde se sintió como uno más (“en séis días ellos me hicieron sentir como si yo era parte de su familia, parte de su mundo“), pero sobre todo, no vio muchas diferencias entre ellos, pues, aun viviendo, musicalmente hablando, en escenas distintas, existía algo que les unía (“sentí como si hubiésemos sido cortados de la misma hoja“).

Dicha conexión es el eje principal de toda la historia de esta nueva entrega, pues gracias a ella vuelve unos meses después con su banda a los citados Southern Ground Studios para terminar y grabar ‘Congregation’, el tercer tema de su nuevo disco. Unos estudios que rescató Zac para felicidad de toda una generación del country y, por ende, de todo aquel que ama el género, pues, como descubrimos en su minutaje, por allí ha pasado la flor y nata del estilo y lo que no lo es pero se le acerca (por decir algunos: Neil Young, Jerry Lee Lewis, Roger Miller, Kris Kristofferson, Willie Nelson o Emmylou Harrys). Aunque, como muchas otras cosas de este mundo, no empezó siendo lo que ahora es, sino que en principio, allá por 1901, era una iglesia para luego pasar, en su mejor época, a albergar la sede de grabación de Monument Records, el primer estudio de Music Row, el área de la ciudad donde se congregan cientos de negocios relacionados con, nunca mejor dicho, el country, el gospel y la música cristiana. ¿Véis la conexión? ¿No? Pues es muy sencilla. Como dice Grohl, “los cimientos de mucha de esta música viene de la iglesia“; el resto es seguir la linea de puntos para así descubrir que todo está entrelazado (muchos artistas de country como Johnny Cash o Willie Nelson tienen sus propias canciones de gospel) y tiene su punto de unión. Algo que sorprende ver ahora, justo después de dos capítulos en los que los sonidos que los cimientan provienen de clases con menos recursos y sus cimientos “no están arraigados en la miseria”.

Pero no acaba ahí, pues sigue con Zac, el gran protagonista durante todo el metraje (aun apareciendo Willie Nelson, Dolly Parton, Tony Brown y Emmylou Harrys), por el que se siente atraído (“me siento atraído por los forasteros, por las personas que intentan trabajar fuera del sistema (…). Personas que no están solo dispuestas a seguir. Personas que se paran fuera del sistema convencional y eventualmente “encuentran su congregación”). Un artista que, en sus inicios, se atrevió a decir no a un peso pesado de la industria y con ello no permitir que Lost Trailers se forrasen poniendo en la radio su versión de ‘Chicken Fried’, el tema con el que luego conseguirían abrir las puertas del “estrellato”. Porque eso es Nashville, una ciudad montada alrededor de los creadores de singles, aquellos que dedican una jornada laboral a crear los próximos éxitos musicales, pues allí no existe casi la figura del productor, pues son los artistas los que se tienen que ganar las habichuelas con sus propias creaciones, pues si no las tienes y, sobre todo, no son buenas, no tienes nada que hacer allí.

Si bien en los dos primeros episodios (1 y 2) ha habido cierta tendencia a mostrar algo mas a los artistas colaboradores del tema por el que están en esa ciudad de los Estados Unidos, en el tercero abusan por exceso de la historia del correspondiente, desconocida para muchos, porque, si bien en el país de las barras y las estrellas el country es un genero muy importante (tiene hasta su propia gala de premios, a la cual asistieron Zac Brown Band y Dave Grohl para tocar uno de los temas de las ya mencionadas sesiones de grabación conjuntas), en el resto del mundo, debido a su idiosincrasia, no. De ahí que un humilde servidor crea que quizás hubiera sido más interesante explotar un poquito más al resto de invitados del mencionado genero y así ahondar más en los pilares del mismo y no centrarse tanto en el invitado. Pero claro, aquí lo que cuenta es el disco y como él es quien participa, tenemos que entender que tenga más protagonismo.

Texto: Jorge Garrido Yuste

Comentarios desactivados

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs