DESTACADOS
Especiales

Especial: El In-Edit 16 celebra 40 años de punk

» Publicado el 21 oct por Jorge

La edición de este año 2016 del festival barcelones de documentales musicales, que tendrá lugar del 27 de octubre al 6 de noviembre, celebrará los 40 años de punk, genero que amamos por aquí con locura. Para ello, como no, ha programado una pequeña cantidad de títulos que harán las delicias de los fans de este tipo de sonidos afilados, contestatarios y “sucios”. Veamos que nos tienen programado.

Para empezar, y haciéndolo por el lado que a vosotros, nuestros lectores, os gustará más, os hablaremos que han programado en una sesión única (nada de varios días y esas cosas, aunque si se podrá ver a través de su plataforma online) A Fat Wreck, el documental que cuenta las peripecias y los inicios del sello californiano, de sobras conocido por todos los que nos seguís. Lo bueno es que el 1 de noviembre, justo después de su visualización, y por el mismo precio (10 €), podremos disfrutar del acústico de Duncan Redmonds, batería y vocalista de Snuff y desde hace unos años en The Toy Dolls. Imposible dar más por menos. Bueno si, pero ese no es el caso.

Si lo preferís y queréis dar más rendimiento a la experiencia podéis adquirir un abono y disfrutar de alguno de los otros documentales que componen este pequeño especial. En él, además del ya mencionado, estarán Jubilee de Derek Jarman (1978) el viernes 4 y el domingo 6 de noviembre; The Filth and the Fury del afamado Julien Temple (2000) el jueves 3 de noviembre; The Blank Generation de Ivan Král y Amos Poe (1976) el sábado 29 de octubre y el martes 1 y miércoles 2 de noviembre;  Hated: GG Allin & The Murder Junkies de Todd Phillips (1993) el viernes 28 de octubre y el domingo 6 de noviembre; Rude Boy de Jack Hazan & David Mingay (1980) el lunes 31 de octubre y el viernes 4 de noviembre; Punk: attitude de Don Letts (2005) el viernes 28 de octubre y el 1 de noviembre; y Rough Cut and Ready Dubbed de Hasan Shah y Dom Shaw (1982) el sábado 29 de octubre y el sábado 5 de noviembre.

JUBILEE (DEREK JARMAN, 1978)

No solo uno de los mejores films punk sino uno de los más icónicos del cine británico de los 70. Al cineasta experimental Derek Jarman el punk le pilló pelín mayor –36 años, ya había dirigido Sebastiane y colaborado con Ken Russell en Los Demonios– pero supo captar el espíritu del momento en esta maravillosa cinta distópica en la que la reina Isabel I viaja 400 años hacia el futuro para aterrizar en una Britannia desolada y fascistoide poblada por gangs de chicas malas y policía asesina. Incluye: traseros, incesto, piromanía, desviación, ultraje, cameos punk (Slits, Chelsea), anarquía y crítica impía. Y Adam Ant haciendo mohínes.

THE FILTH AND THE FURY (JULIEN TEMPLE, 2000)

La historia de los Sex Pistols contada por los Sex Pistols (en contraposición a McLaren reivindicado por McLaren, como en The Great Rock ‘n’ Swindle) se ha convertido en un clásico. Un trabajo que es puro Julien Temple: rostros ocultos dan testimonio ayudados por un impresionante cargamento de metraje inaudito, filmes de época, animación y acción a porrillo. Lydon incluso derrama sus primeras lágrimas ante la cámara.

THE BLANK GENERATION (IVAN KRÁL Y AMOS POE, 1976)

El testimonio clave del punk neoyorquino 1976 es una pieza nouvelle vague grabada con cámara silenciosa y maquetas desacompasadas. Patti Smith masca chicle y berrea G-L-O-R-I-A. Tom Verlaine (Television), en hermosa camisa a rayas, presenta “Little Johnny Jewel”. También Ramones, Blondie, Talking Heads, Richard Hell… Todos muy temprano.

HATED: GG ALLIN & THE MURDER JUNKIES (TODD PHILLIPS, 1993)

“A la mierda el futuro”. El credo de GG Allin en una frase. El ultraviolento coprófago punkarra se labró una “carrera” a base de utilizar el micrófono como cachiporra (en su cabeza), zurrarse con el público, arrojar pedazos de su caca y otras lindezas. Murió, claro, sin dejar un cadáver bien parecido. ¿Hubo un hombre tras aquella bestia de la performance? Como en una buena película de terror, en ocasiones uno quiere –pero no puede– apartar la mirada de este perturbador retrato del más extremo y freak de los iconos punk.

RUDE BOY (JACK HAZAN & DAVID MINGAY, 1980)

Mitad ficción, mitad grabaciones en directo, esta confusa y descoyuntada película gira entorno a la historia de un fan de The Clash (compañero de barra de Joe Strummer en la vida real) que abandona su puesto de trabajo en un sex shop del Soho para convertirse en roadie de la banda. Electrizante metraje de las giras On Parole y Sort It Out así como imágenes de los Clash metidos en plena faena, dando forma en el estudio al álbum Give ‘Em Enough Rope. Cineastas y músicos acabaron tirándose los trastos a la cabeza, los segundos intentaron por todos los modos que se suprimiera toda la parte de ficción e incluso mandó hacer unos parches contra el estreno de la película. Mención de Honor en el Festival de Berlín.

PUNK: ATTITUDE (DON LETTS, 2005)

Reconcentrada introducción al género para no iniciados a cargo de un amplísimo elenco de cabezas parlantes –entre muchos otros, David Johansen (New York Dolls), Thurston Moore (Sonic Youth), Henry Rollins (Black Flag), Captain Sensible (The Damned), Jim Jarmusch, Mick Jones (The Clash), Jello Biafra (Dead Kennedys), Siouxsie Sioux (…and the Banshees) y Darryl Jenifer (Bad Brains)– reunidos por el inveterado documentalista y DJ que ejerció de alcahuete entre punks y rastas en el año cero del punk londinense.

ROUGH CUT AND READY DUBBED (HASAN SHAH Y DOM SHAW, 1982)

¿Qué tal fue la resaca tras las fiebres y la sobreexposición mediática del 76-77? No una sino muchas –y enfrontadas– respuestas ofrece este documento vérité rodado originalmente en Super 8. Una jaula de grillos en la que músicos (Stiff Little Fingers, Cockney Rejects, A Certain Ratio, Sham 69, entre otros), fans (punks pero también mods y skins) y un sardónico John Peel disertan sobre la pasma, el facherío, la prensa y cómo el punk se ha vendido por cuatro perras. Autoparodia, bajona, nuevas ideas, el “rompan filas” del periodo post-punk.

Pero la cosa no acaba ahí, pues además de la selección internacional de documentales antes listada, hay alguno que otro descolgado que puede hacer vuestras delicias, así como actividades varias que os pueden gustar. En este apartado entran en juego Lo Que Hicimos Fue Secreto de David Álvarez (2016), en el que cuentan la historia del punk madrileño allá por los 80, la época de la movida madrileña, valga la redundancia, con coloquio incluido; charla después de la primera sesión de Jubilee bajo el nombre de A qué demonios llamamos “espíritu punk”. ¿Acabó el punk con una maldición o dio comienzo a otra peor?; Rude Boy. Ray Range and The Clash de Jack Hazany y David Mingay (1980); Inadaptados, Las Más Macabras de las Vidas y No Somos Nada, tres corto-mentales de Kikol Grau sobre Cicatriz, una de las bandas más reconocibles del rock radical vasco; así como el redondeo de la programación con su versión online en la que nos dan más documentales que ver, aunque no sea junto a otros adictos a este género, sino en la soledad y al calor de casa (o junto a quien quieras, eso lo elige cada uno).

Sea como sea, si vives en Barcelona o te puedes acercar a la ciudad esos días y, encima, te mola el sonido punk (a saber la de veces que hemos mencionado ya la palabrita de marras) no puedes perder la ocasión de dejarte caer por alguna de las sesiones programadas. Y si no, inclusive si vas a los cines, siempre te queda la red.

TextoJorge Garrido Yuste y nota de prensa oficial.

Comments Off

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs