DESTACADOS
Crónicas

Crónica: Toundra + El Paramo @ Sala Moby Dick, Madrid (28-02-14)

» Publicado el 06 mar por Jorge

Los directos de Toundra se han convertido para un puñado de gente, muy fiel a su propuesta, en algo imperdible, tanto como la misa de los domingos para los creyentes. Tanto que no son pocos los que pueden decir que les han visto en diversas ocasiones, todas ellas de muy diversa especie. Incluidos nosotros que, ya sean más o menos veces, dependiendo del redactor al que se pregunte, hemos disfrutado de la propuesta de los madrileños en unas cuantas ocasiones.

Esta vez, a diferencia de la última por la capital, era más reducida y cercana, pues lo que pretendían era quitar artificios a su propuesta y así conseguir sacar algo de dinero para la que será la grabación de su cuarto álbum. Un disco que deberá de suponer un antes y un después en su trayectoria como banda, pues por primera vez desde hace ya unos cuantos años Aloud Music no será quien lo publique, si no que lo harán bajo Superball Music, una filial de Century Media, una de las discográficas más importantes dentro del metal europeo. Quizás esa reducción de propues hiciese que las primeras filas no disfrutasen del concierto ideal de la banda, pues es de sobras sabido su amor por el ruido, cuando más alto mejor, atronando así con sus temas más conocidos, muchos de los cuales no faltaron la primera de las dos noches de reencuentro con sus seguidores, que movieron la cabeza en el aire como posesos mientras ellos dejaban rienda suelta a sus instrumentos a la vez que se marcaban ‘Tchod’, ‘Magreb’, ‘Zanzíbar’ y ‘Ara Caeli’ practicamente del tirón. Un comienzo que salvo esos inconvenientes sonoros, salvables con tan solo retroceder unas pocas filas y colocarse en el medio de la sala, el lugar ideal para verles, como nos comentó nuestro redactor Javi, que en esta ocasión solo fue para disfrutar y no para escribir y hacer fotos. Porque claro, la música del cuarteto madrileño, ahora formado por Esteban, Alberto, Macón y Álex, esta creada para que sea una experiencia única, más o menos como el resto de propuestas post, ya sean estas más rockeras o más metaleras.

Tras este gran comienzo, y antes de arremeter con otra gran cantidad de buenos temas (‘Marte (Mars)’, ‘Bizancio’, ‘Medusa’, ‘Espírita’ y ‘Cielo Negro (Black Sky)’, para ser más exactos), nos dejaron escuchar una canción nueva. Titulada ‘Strelka’, o eso ponía en su setlist, nos llevaba por unos derroteros anteriormente escuchados, pues al estar encajada en medio del set de esa noche apenas destacó por encima del resto, salvo por el evidente hecho de no sonarnos ni una nota de lo que estaban tocando. Tras ella, y el resto de temas ya mencionados, espacio en el que todo encajó mejor y no sonaba tan aturullado como en los primeros compases de la noche, se “despidieron” para esconderse en el backstage y hacer el paripe de sobras conocidos por todos, pues era evidente que faltaba la guinda de la noche.

Cuando todos pensaban en un tema que les faltaba y que podía cerrar la velada (‘Danubio’ o ‘Bajamar’, por decir algunas), la banda volvió a hacer acto de presencia en el escenario y en un acto valiente por su parte, aunque comprensible si pensamos en los motivos que les llevaron a hacer un par de bolos fuera de sus giras habituales, nos dijeron adios con el segundo de los temas que estrenaban esa noche. Una jugada que nadie se esperaba, más si cabe cuando habían prometido una nueva y no dos, pero que tuvo el efecto deseado: dejarnos con ganas de que salga su próximo disco. Pues si bien la anterior canción estrenada nos moló, esta nos dejó “to locos” de gusto. Es verdad que quizás deberíamos explicar como sonó o que nos transmitió, pero creemos que es mejor dejarles que la terminen de redondear y la graben y no estropearles la sorpresa.

Antes de ellos tuvimos encima del escenario a El Paramo, otra de las bandas donde toca en la actualidad Macon, la última incorporación de los madrileños Toundra. Si bien son más conocidos Adrift, su otro grupo, son estos los que más se asemejan a la propuesta post de Toundra, pues aunque sus preferencias van por otros derroteros más stoner, su música viene cortada por el mismo rasero instrumental, potente y a ratos paisajistica propiciando que más de uno de los presentes conociera a una banda a la que tener en cuenta. Porque si algo consiguieron esa noche fue sonar como nunca lo habían hecho antes, o al menos no les habíamos visto nosotros, llevando los temas de su homónimo debut con Alone Records a una nueva dimensión. Y como colofon los allí presentes pudimos catar en directo algún que otro tema como ‘Aspid’, el primer adelanto de su nuevo disco. Ganas no, ganazas ya de que por fin salga su segundo álbum.

Texto: Jorge Garrido Yuste

Comentarios desactivados

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs