DESTACADOS
Crónicas

Crónica: Torche + Giganto @ Sala El Sol, Madrid (12-07-13)

» Publicado el 17 jul por Jorge

Noche de viernes de julio. Como ha de ser, pues estamos en pleno verano, el calor llena todos y cada uno de los rincones de nuestra geografía, incluida Madrid, donde iban a tocar Torche, banda a la que teníamos ganas después de su gran último concierto en la capital, allá por el 2009. ¿Nos harían sudar como por aquél entonces? Pronto lo comprobaríamos.

Antes de ello, como suele ser menester, nos tocó disfrutar de la banda local programada para abrir la velada. ¿Serían del mismo estilo que los foraneos o por el contrario se habría apostado por algo un poco distinto? Una vez comenzaron su concierto Giganto, los escogidos esa noche, nos dimos cuenta de que ni una cosa ni la otra, pues si bien se les podía englobar dentro del saco del sludge más stonerizado, su propuesta se quedaba en lo instrumental, pareciendo a ratos más un grupo de post que de sonido procedente del desierto más desolado. Aspecto este que a veces les jugaba malas pasadas y les llevaba a un camino sin retorno que alargaba los temas en demasía. Quizás, al menos para el que escribe, si hicieran del dicho de “si breve, dos veces bueno” su máxima, o al menos no se extendieran tanto, ganarían muchos enteros. Aun así, dignificaron el trabajo de “telonero”.

Y tras este paseo instrumental se subieron al escenario Torche, quienes ya desde los primeros compases de ‘Letting Go’, con la que abrieron, dejaron claro que venían a disfrutar y pasárselo bien, por mucho que la tecnología no estuviera de su parte (durante el primer cuarto de set la voz de Steve Brooks brilló prácticamente por su ausencia). De ahí que en un abrir y cerrar de ojos se ventilasen ‘Healer’, ‘Across The Shields’, ‘Harmonicraft’, ‘Kicking’ y ‘Arrowhead’, entre otras, mientras el publico, fiel a lo que se esperaba de el, se desató como si del mejor concierto de punk se tratase y las primeras filas, esas que estaban justo en frente de los miembros de la banda, no pararon de moverse, de poguear y de hacer stage divings. Si en ese momento un extraño entrase a la sala y no escuchase lo que andaba sonando, lo más seguro es que pensase que eran otros los que estaban encima de la sala. Pero es que ese toque salvaje es el que les ha hecho diferenciarse del resto de la escena y sobresalir en una época en la que este es el aspecto prioritario.

Aun así, y sabiendo cuales son sus bazas, con más de media actuación ya ventilada, decidieron apostar por su lado más introspectivo y cercano al doom (‘Tarpit Carnivore’ o ‘Harmonslaught’, entre otras), dejando al publico estático y con ganas de más, síntoma de que no fue muy buena la elección de meter casi todos sus temas (algunos como ‘Ufo’ brillaron por su ausencia) rápidos y reconocibles al principio, pues con ello de la euforia inicial pasamos a un estado difícilmente descriptible cercano a mola lo que estamos oyendo porque sois buenos músicos pero queremos volver a liarla y que así se nos quede el concierto en la retina, como ya pasó con su anterior visita por la capital. ¿Que terminar con ‘Across The Shields’ y ‘Healer’ en los bises está muy visto y ya deben haberse cansado de cerrar con ellas? Cuando son tan buenas eso es lo de menos, sobre todo si con ellos te permites acabar arriba, tras ir subiendo tema a tema, en vez de al revés.

Texto y fotos: Jorge Garrido Yuste

Comentarios desactivados

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs