DESTACADOS
Crónicas

Crónica: Supersuckers @ Gruta 77, Madrid (18-09-14)

» Publicado el 20 sep por Javier Caulfied

¿Qué se supone que te tienes que pensar cuando HFMN ha confirmado una amplia gira estatal de los Supersuckers? Absolutamente nada, por eso movimos Roma con Santiago para acudir a alguna de sus citas por la península. Y, a pesar de tener ciertos problemas para acudir a la cita madrileña, conseguimos un par de entradas en taquilla, posiblemente de algún bastardo (con perdón), que las había reservado y a última hora no acudió a ver a “la mejor banda de rock and roll del planeta”, de lo cual nos beneficiamos.

El concierto empezó tarde (a eso de las 23:15), lo cual no hizo más que avivar las ganas y tener al público sediento de sucio rock, pero no de cerveza, pues esa estuvo cayendo durante toda la velada… Primero por nuestras gargantas y, durante la hora y veinte de concierto, sobre nuestras cabezas, impasibles ante la emoción de más de un fan sectario de Eddie Spaghetti y compañía.

Y no es para menos, porque venían presentando Get The Hell (Acetate), su último disco, que además se erige entre los seguidores como uno de los mejorcitos de su discografía. Muchos lo creemos, y la banda primero porque lo primero que hicieron fue dar buena cuenta de él (la homónima ‘Get The Hell’, ‘Fuck Up’, ‘High Tonight’ y ‘Pushin’ Thru’ fueron del tirón), aunque después siguieron sonando más del mismo (‘Something About You’ fue de las más enérgicas, ya en la recta final).

Acabado ese primer set, un Eddie Spaghetti “sereno” pero muy prepotente (acorde al ego que acompaña la trivia Supersuckera) empezó a interactuar con el público, y a advertir que “en ese momento ya estaban listos para empezar el concierto…”, instante en el cual el respetable empezó a enloquecer y saltar al ritmo de clásicos como ‘Bad, Bad, Bad’, ‘The Evil Powers Of Rock And Roll’, ‘Rock Your Ass’, ‘Gluttonous’, una coreadísima ‘Pretty Fucked Up’ o el cierre con ‘Born With A Tail’, sabidos ellos de que esas siempre serán sus mejores cartas sobre las tablas. No hubo bis como tal, ya que se evitaron el paripé de irse y volver, comentado por ellos mismos diciendo que “no querían ser irrespetuosos con el público haciendo esa chorrada, así que lo darían todo durante unos temas más y ahí terminaría el show“.

Tanto el carismático líder como sus fieles escuderos con guitarra dieron gala de un ‘”postureorock que, si sabes algo de la banda, intuirás que de postureo tienen más bien poco: estos cuatro rufianes de Tucson (Arizona, EE.UU) son puro rock & roll, pero con actitud punk canalla. Esto incluye desde un inocente abre botellas colgando del cinturón de Eddie, pasa por constantes alzamientos de sus instrumentos (musicales, mucho ojo) al aire, hasta por alguna que otra raya de cierta sustancia blancuzca esnifada sobre el amplificador por uno de los guitarristas (y servida por un mecenas de la muchedumbre).

Cierto es que, en términos generales, son bastante estáticos sobre el escenario, y que las voces aquella noche fueron el punto negativo sobre el sonido de la sala (siendo tapadas casi por completo debido al volumen de las distorsiones), pero van sobrados de temazos de donde echar mano, por no hablar de la autenticidad que desprenden en cada riff disparado. Nos llevaron de calle, vaya.

Yeah, we used to be pretty… But now we’re just pretty fucked up!

(P.D. Nuestras disculpas para Rojo Omega, los teloneros, por llegar tarde y perdernos su actuación, razón por la cual no se ha hecho alusión alguna en esta crónica sobre su concierto).

Texto y fotosJavier Caulfield.

Comments Off

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs