DESTACADOS
Crónicas

Crónica: RVIVR + The Blackjaw + Street Eaters @ Rock Palace, Madrid (16-10-14)

» Publicado el 22 oct por Javier Caulfied

Cada vez que asistimos a conciertos como el del pasado jueves salimos más convencidos de que ése tipo de eventos son los nuestros, los que más nos motivan a seguir alimentando la máquina de actuaciones 6/7 veces al mes o las que surjan. Hablo del concierto de RVIVR en la Rock Palace, con un completo sold out, ¡y es que nunca había visto tanta gente en esa sala!

Aunque los de Olympia, Washington (Estados Unidos) eran el punto fuerte y motivo de celebración de la noche, sería injusto dejar de lado a sus compañeros en varias fechas de gira: Street Eaters. Este dúo de Oakland, California (Estados Unidos) nos arrancó esos tímidos primeros movimientos de pelvis y mano palmeada contra la pierna al son de bombo de batería con un puñado de canciones directamente sucias (sonoramente hablando, desde luego) y enérgicas. Megan a la batería y Johnny al bajo -o debería más bien decir, “guitarrajo, pues aquello con cejilla y púa vertiginosamente rápida sonaba más una guitarra ultra-distorsionada que a un bajo- se esforzaron porque su amalgama sónica, a priori, sencilla cobrara el mismo protagonismo que si se tratara de un power trio o un cuarteto; pero no señores, eran sólo dos y lo hicieron genial. Adoro cuando con propuestas sencillas se consigue algo tan interesante, dada además sus limitaciones, y me importa más bien poco sacrificar técnica para ganar en potencia si el resultado convence. Lástima que para ser sold out apenas había entrado gente para ver su actuación. No entiendo.

La banda que vino a continuación merece una ola aparte. Vale que RVIVR fueran los anfitriones en esa noche madrileña, pero The Blackjaw viven en la capital y son anfitriones locales para un creciente número de fans, estrenaron disco hace seis meses, y volvieron a patear ojetes, como cada vez que se suben a un escenario. Luego de varios e insignificantes problemas técnicos antes y durante de la actuación (las tipicas roturas de cuerdas, por ejemplo), se pudo ver una sala prácticamente hasta los topes que disfrutaba –unos más serenos, otros más agitados- de casi una decena de temas, donde primó lo mejorcito de Undertow (pelos de punta con ‘True Icons’ y ‘Benlliure’ de seguido para empezar su actuación). Es motivante ver cómo van ganando enteros en calidad cada vez que volvemos a verlos; les deseo tener fuera de estas fronteras lo que RVIVR tuvo apenas un rato después.

Hay tres cosas que recordaré de ahora en adelante cada vez que piense en la primera actuación en la capital de RVIVR: la primera ya está comentada, y es que la suya es la primera vez –y hasta la fecha la única- que veo la Rock Palace hasta los topes; la segunda es lo bien que se escuchaban sus instrumentos y lo mal que se escuchaban las voces de Erica y Mattie; la tercera, última, y más importante, es las semejantes caras sonrientes y de alegría que portaban sus músicos, y que transmitieron a buena parte del público, que se los vio disfrutar como enanos en la docena de temas que tocaron. Empezaron más tarde de lo previsto, de nuevo por algún tipo de problema técnico rápidamente solventado, y cuando sonaron del tirón ‘The Seam’, ‘LMD’ y ‘Spider Song’ ya estábamos todos en su esfera. Particularmente me gustó la mezcolanza de chicos y chicas que hubo en la sala, y las simpatía de Erica dirigiéndose en un salvable español al público, sonriente de nuevo, y que siempre se agradece, pues denota interés y actitud en una banda que defiende la igualdad de sexos; también me gustaría reseñar el momento en el que Erica comentó que “hay pocas mujeres en la escena punk, pero las hay, y podemos hacer mucho ruido también“. No podríamos estar más de acuerdo, ya que ellos son ejemplo vivo y estandarte de sus propias palabras.

Tuvimos momentos soberbios, como ‘Paper Thin’ y Erica desgañitándose en guitarra y voz, pero la cumbre vino con ‘Cut The Cord’ casi al final, donde un puñado de gargantas en la primera fila daban calor a una banda que se venía encima con autoconfianza y un estribillo pegadizo: “Everybody’s talking shit, you get used to it… We float on and on and on. Mattie no fue ajeno a algunos problemilla con la guitarra, y durante su actuación rompió una cuerda, después otra y, en la última canción del set, terminó por romper él mismo adrede alguna más ya como colofón. Así terminó el concierto sin posibilidades de bis alguno, porque además ya era bien tarde y la sala tenía que echar el cierre. Todo quedó un pelín seco al final, pero esa noche respiramos buen rollo desde el principio hasta el final.Si yo fuera alguno de los californianos me habría ido muy orgulloso aquella noche después de tocar porque, venir por primera vez a Madrid a actuar para un público que, seguramente de forma mayoritaria, desconociera mi existencia como banda hasta hace escasos meses, y vender todos los tickets… No, definitivamente no puedo imaginarme esa satisfacción. Ah, por cierto, ¡enhorabuena a B-Trade Tourbooking por insuflar un poco de fe en este mundillo!


Texto y fotos: Javier Caulfield.

Más fotos: Link.

Comentarios desactivados

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs