DESTACADOS
Crónicas

Crónica: Red City Radio + Fexet + The Blackjaw @ Rock Palace, Madrid (09-07-15)

» Publicado el 27 jul por Jorge

Existe una verdad innegable dentro del mundo de la música, sobre todo en España. Los conciertos están hechos, sobre todo, para otoño/invierno, cuando proliferan como setas; mientras que los festivales son para el verano. Rompiendo esa premisa vino a nuestro país la gira de los estadounidenses Red City Radio, una de las bandas más interesantes del actual panorama punk rocker mundial. De esas que mueven a gente a ir a festivales como el Groezrock, donde les vimos en 2014.

Sobre el papel a muchos no les gustó, parte de nosotros inclusive, que Paul Pendley dejase la banda huérfana de una segunda voz; pero tras verles encima de un escenario con su reformada formación y, más aun, escuchando su homónimo nuevo álbum, el cual venían a presentar por aquí, no nos quedó más remedio que quererles si cabe un poquito más. La banda oriunda de Oklahoma ha sabido superar el bache de la mejor forma posible, que no es otra que facturando el posiblemente su mejor disco.

Pero aquella noche de jueves de verano en Madrid había dos bandas más, que hicieron los honores de abrir para los norteamericanos. En primer lugar los ya habituales, y de paso, queridos por aquí, The Blackjaw. Los de Madrid volvían a tocar en su ciudad unos cuantos meses después de la última, aprovechando que la ocasión les venía que ni pintada, pues si existe en este país grupo que encaja en el estilo de los chicos de la radio de la ciudad roja son ellos. ¿Y que vimos esta vez? Pues nada más ni menos, y eso ya es mucho, su punk simple y directo al grano, así como coreable, gracias a esos grandes temas que han facturado a lo largo de los pocos años de carrera que tienen a las espaldas: ‘Benlliure’, ‘Goner’, ‘Robert Told Me To’… Que todavía no sean the next big thing, o al menos en la “escena”, si es que esta existe, europea es incomprensible.

Lo curioso es que si escuchábamos a Fexet, los siguientes en aparecer, en casa no veíamos tanta cercanía estilística como con la banda local, pero una vez los holandeses se enfundaron el mono y se pusieron a tocar todo lo que pensábamos de ellos se fue al garete. Tanto para bien como para mal. Para mal porque al final de su actuación no sabíamos decir a ciencia cierta, salvo honrosas excepciones (‘Way Back Home’, ‘Determined’ o ‘Solid Ground’, todas ellas de Airport Guys, su última referencia), que o cual tema tocaron. Para bien porque demostraron que al ser tan jóvenes aun les queda mucho camino por recorrer y por mejorar, algo que solo les puede beneficiar; aunque si queremos ser correctos, a Olivier Lucas, su batería, no le deberíamos incluir, porque, como demostró en Madrid, sobresale del grupo. Veremos que pasa con los holandeses dentro de unos años: si nos acordamos de ellos, demostrando que no eran unos más de tantos; o si por el contrario solo están en nuestra memoria como uno de los teloneros de Red City Radio en la capital de España.

Con casi todo el pescado vendido y casi al borde de la medianoche la banda norteamericana se subió al minúsculo escenario de la Rock Palace, en el cual por poco no caben, donde se sintieron como en su casa. Sea donde sea que toquen, como habrán podido comprobar quienes les hayan visto varias veces (ya sea por Internet o en directo), se dejan la piel como el primer día, agradando a todo aquel que se ha acercado a verles, bien por gusto propio o bien para probar. En nuestro caso era la primera opción, pues como ya hemos dicho al principio llevamos tiempo siguiéndoles la pista, y por eso podemos valorar de manera más justa lo que allí vimos. O mejor dicho, sentimos, pues como la mayor parte de las casi 100 personas que se dieron cita en la sala coreamos cada una de las canciones de su set, ya fuesen de su último disco (‘Two Out Of Three Ain’t Rad’, ‘Rest Easy’ o ‘I Should Have Known’) o de anteriores (‘Two Notes Shy Of An Octave’ o ‘Joy Comes With The Morning’), y, sobre todo, sudamos, porque todos quisimos estar enfrente de ellos, cantando a pleno pulmón. Una conexión que, como se vio en sus caras, supieron ver y transformar en agradecimientos, sonriendo a la mínima o soltando algunas palabras hacía los presentes. Porque claro, por fin estaban tocando en el país donde estaba la ciudad que mencionaban en ‘Joy Comes With The Morning’, una de sus mejores canciones: “(…) estaba soñando de Barcelona (…)”. Un sueño tanto para la banda del sur de Estados Unidos, por conseguir girar por España; como para el punk nacional, ya que pocas veces se puede ver tours así por estos lares, de ahí que los presentes diéramos todo, pues nunca se sabe cuando volverá a pasar algo así. Ojalá se siga arriesgando por intentar que la rueda siga girando, pero para ello es necesario que el aceite que hace que se mueva, ese hecho a base de público, la siga nutriendo. No será por nosotros el que se pare.

Texto: Jorge Garrido Yuste

Fotos: Javier Pérez

Más fotos: Link.

Comments Off

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs