DESTACADOS
Crónicas

Crónica: Rancid + Klasse Kriminale + G.A.S. Drummers @ Sala San Miguel, Madrid (31-07-12)

» Publicado el 04 ago por Jorge

Meter a muchos teloneros en un concierto puede jugar en contra o a favor, pues mientras algunos no podrán llegar a ver a todos los grupos (a nosotros nos pasó), otros preferirán no entrar al recinto hasta que se acercase el momento de ver a la banda por la que habían pagado la entrada, que en este caso fueron Rancid. Aun así estos se dejan la piel para que los pocos allí presentes disfruten de su música y así conseguir nuevos seguidores, tarea ardua pero grata.

No sabemos si los andaluces G.A.S. Drummers se habrán llevado a la saca muchos nuevos seguidores, pero los que si les conocíamos nos quedamos con las ganas de que llegue ya su próximo disco, el cual, ya no solo por lo que nos han ido contando sobre el (entre otras cosas el tema de las colaboraciones), sino también por lo que pudimos oír en la madrileña Sala San Miguel, parece que se acerca al core de sus inicios y dejan un poco apartado el toque más cercano al rock de la costa este que tenía Decalogy (Red Vanette Music), su última referencia hasta la fecha. Estaremos muy atentos.

Como ya deberíamos estar a los italianos Klasse Kriminale, unos clásicos de la escena europea, sobre todo de la italiana, donde llevan dando guerra más de 20 años con su mezcla de Oi!, punk, ska y reggae, aunque por una u otra cosa poco se conocían en España, al menos no hasta la gira europea de Rancid, quienes se les han llevado de juerga por todo el viejo continente. Si bien sobre el papel sean un poco mayores para la fuerza que pide este tipo de géneros (Marco, su cantante, podría ser tu padre), encima del escenario les sobra energía que derrochar y temáticas sobre las que cargar (como es evidente en estos terrenos sus letras tratan de temas como el racismo, el paro, drogas, vida callejera, etc), las cuales, aderezadas con el toque que le daba a su propuesta su italiano natal, hicieron vibrar al publico que iba entrando, llenándoles de la energía suficiente con la que encarar el concierto que daría a continuación la banda de Tim Armstrong. Aunque quizás no sean de lo mejor que tiene la escena supieron cumplir con su cometido, que no era otro que calentar a los allí presentes.

Y tras los transalpinos llegó la banda que muchos andábamos queriendo ver tantos años. ¿Hace cuanto no venían Rancid por España? Muchos años, tantos que no podían defraudarnos, pues la expectación puesta en ellos era máxima, más si cabe contando con que sus fechas españolas entraban dentro de la gira que andaban dando con motivo de su vigesimo aniversario. Y como era normal, no nos defraudaron.

A poco más de las 10 de la noche hicieron aparición en el escenario Tim Armstrong, Lars Frederiksen, Matt Freeman y Branden Steineckert, quienes sin mediar muchas palabras arremetieron con la primera canción de su set, ‘Radio’, a partir de la cual la paz que reinaba en los momentos previos a su concierto se fue en un abrir y cerrar de ojos, haciendo que los que estábamos en la sala madrileña empezáramos a botar, bailar y movernos como poseídos por la sala, apareciendo al instante en otro lado totalmente diferente, mientras del escenario iban cayendo temazos del hoy (‘Last One To Die’ y ‘East By Night’) como del ayer (‘Roots Radical’, ‘The Way I Feel’, ‘Maxweell Murder’, ‘The 11th Hour’, ‘Olympia, WA’,   etc), gracias a los cuales, y a una penosa acondicionación de la sala, poco dada a conciertos tan moviditos como el de aquella noche de julio, corrió el sudor como si de polvo en una obra se tratase.

Quizá para otros los años no pasen en balde, pero en el caso de los californianos no es más que una consecuencia física, como bien se podía ver en Tim, que con sus barbas y su cuerpo algo más orondo dejaba claro que no era el de antaño, pues la fuerza y las ganas seguían intactas, y si no que se lo digan a Lars, tan risueño y con tantos deseos de hacer vibrar al respetable como en el pasado, demostrándonos porque es muy querido en la escena. Aspectos todos ellos que nos llevaron a olvidarnos de pensar si nos faltó algún tema, pues tras lo visto y lo que quedaba en el bis, espacio para el que se reservaron ‘Time Bomb’ y ‘Ruby Soho’, dos de sus mejores temas, no nos podíamos quejar. Sin duda el concierto punk del año, pues será difícil que en lo que queda del año disfrutemos por aquí de algo mejor.

Texto: Jorge Garrido Yuste

Fotos: Juan Rodríguez Talavera

 

Comments Off

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs