DESTACADOS
Crónicas

Crónica: Raised Fist + Camino A La Perdición + Tony Galento @ Sala Caracol, Madrid (01-04-15)

» Publicado el 11 abr por Jorge

En medio de las vacaciones de Semana Santa, al menos si para algunos, aquellos que no tenían que trabajar, visitaron la capital española los suecos Raised Fist, 5 años después de cuando deberían haberlo hecho pero por culpa de un volcán islandés de nombre impronunciable no pudieron y acabaron yendo al Resurrection Fest de aquel 2010. Debido a ello, y a todas las opiniones positivas de su actuación en el festival gallego, teníamos muchas ganas de disfrutar de su directo.

Es verdad, si entramos más en materia, que From The North (Epitaph), su último disco, no es el mejor de su discografía y, a pesar de tener unos cuantos temas bastante redondos (‘Flow’, ‘Chaos’ y ‘Man & Earth’, que fueron las escogidas para entrar en el setlist), de él no tiraron de forma excesiva. Quizás de forma sorpresiva para los noveles y, sobre todo, menos duchos en su discografía; pero entendible y, más aun, lo normal con la de canciones icónicas que han ido facturando con el paso de los años (‘Friends And Traitors’, ‘Wounds’, ‘Sound Of The Republic’…, entre otras del setlist). Por eso cuando estas fueron cayendo el vello de nuestro cuerpo se fue levantando cada vez más, síntoma claro de que era eso lo que estábamos esperando. Pero lo que no nos imaginábamos, o no queríamos imaginarnos, venía por otro lado (más allá de los temas que tocasen o no): el de la actitud, esa que, como se suele decir, se tiene o no se tiene, y ellos, como en ese genero al que se acercan en uno de sus creaciones nuevas, tienen flow, tanto que arrasan allá por donde van. Tanto que si por ellos hubiera sido la madrileña Sala Caracol se habría derrumbado, aunque no del todo, pues con los años la energía ha bajado unas cuantas revoluciones, teniendo que parar cada poco (o sea, cada canción) para reponer fuerzas y reajustar sus instrumentos. Aun con esas, en los ratos que tocaban, que eran muchos, nos dieron zapatilla de la buena, engorilando a los pocos aficionados (al menos para lo que se merecen), nosotros incluidos, y llevándoles a crear un casi eterno pogo. Lastima que el choque de trenes no fuera tal y que el vendaval solo consiguiese dejarnos sin fuerzas, sin llegarnos a tirarnos al suelo, ya que la ocasión pedía más y, como todos los asistentes al mismo vimos, la banda dio todo lo que estaba en su mano para que no se nos olvide en mucho tiempo lo que allí ocurrió. No podemos más que darles las gracias por el concierto y decir, ya como final de esta parte, que la próxima vez que haya un concierto así la gente se debería pensar muy bien irse a otro lado, pues las ocasiones de disfrutar de veladas como estas hay pocas.

Respecto a los teloneros, que también se merecen su espacio en la crónica, pues no todo van a ser los suecos, tenemos dos opiniones, una por cada una de ellas. La primera positiva (Camino a la Perdición) y la segunda negativa (Tony Galento). ¿Por qué? Sencillo, todo se resume a lo mismo: su idoneidad o no a estar ahí abriendo para la banda del norte de Europa. Mientras la banda de Móstoles se acercaba por el lado de la dureza de su propuesta, englobada dentro del hardcore (si se es más especifico de lo que se entiende como New York Hardcore), aunque mucho más combativa, a los cabezas de cartel; los locales se alejaban del hardcore como género para ir a parar a terrenos abonados desde hace años por propuestas como Motörhead, todo lo hard-rockeras que el metal y el punk de base le permiten. Aunque con esto no queremos decir que unos fueran buenos y otros malos, o que unos lo hicieran bien y otros mal, simplemente que en una ocasión como esta era muy necesario conseguir que la sala luciera todo lo más bonita posible y que, a diferencia de muchas otras ocasiones, no pareciese tan vacía como estaba (como se acabó demostrando cuando Tony, cantante de CALP, pidió sin fortuna al público que hiciese un wall of death). Otra vez será.

Texto: Jorge Garrido Yuste

Comments Off

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs