DESTACADOS
Crónicas

Crónica: Please Wait, Anchord y Bullitt @ Sala BeGood, Barcelona (14-01-17)

» Publicado el 23 ene por Jorge

Hace años, cuando un servidor empezaba a empaparse de música de aquí (como es habitual, primero escuché grupos extranjeros), la escena catalana, liderada por el comando BCore, era la que mandaba. Grupos como Standstill (en sus inicios), The Unfinished Sympathy o No More Lies nos dejaban claro que en este país no todo era pop comercial y prefabricado. Ahora, años después, tras unos cuantos de impasse, vuelve a estar en boga. A las formaciones que aun resisten (los renacidos The Unfinished Sympathy, los “siempre estamos ahí” No More Lies o Bullitt), en los últimos años hay que añadirles otras, de factura muy dispar, que la han devuelto a ese lugar del que nunca debieron bajar. Y el sábado 14 de enero se dieron cita en la barcelonesa Sala BeGood tres de ellas: Please WaitAnchord Bullitt.

La velada comenzó con Bullitt, la formación más veterana, encargada esa noche de abrir fuego. Su experiencia era la ideal, aunque pudiera parecer otra cosa, para salir los primeros y caldear el ambiente. Un ambiente que, si bien no era el que se merecen (la sala en ese momento no estaba llena, aunque tampoco es que hubiese muchísima más en el punto más álgido), se encontraba lo suficiente caliente (algo había que hacer para quitarse el frío con el que se venía al bolo) para llevar en volandas al grupo de Sant Feliu de Guixols. Tras verles en diversas ocasiones, la última el año pasado junto a Berri Txarrak, podíamos decir con toda claridad que aquella noche, con un setlist al 99% centrado en Sparks (BCore), su último disco, fue, probablemente, la mejor de todas. Si bien el sonido casi fue perfecto (gran trabajo de Sergio Picón de Aloud Music como técnico), su conexión y, más aun, sus ganas, se llevaron una matricula de honor. Podrían haber escogido multitud de otras canciones (solo hubo un guiño para cada uno de los otros discos -y encima en el bis-: ‘Lucky’, ‘Silence’ y ‘Love Or Die’), pero las que cayeron (solo faltaron tres de su última obra) las tocaron como si no hubiese un mañana y ese fuera su último concierto. Hace tiempo que Ferran, su bajista, no está y, como ya dijimos en su día, le dieron el mejor de los homenajes posibles al reclutar para su puesto a su amigo Maxim Triviños de No More Lies, pero aquella noche fueron más allá. Es verdad que nunca serán lo mismo, pero con su memoria presente (en marzo organizan junto a amigos un festival en Madrid en su honor) han dado, posiblemente, el mejor concierto que les he visto (de los que no, no puedo hablar, claro está).

Una foto publicada por Ctrl Rock Mag (@ctrlrockmag) el

Con el listo muy alto llegaba el gran aliciente de la noche: Anchord. La banda de Sarria de Ter presentaba, unos días después de su salida, As a Real Return (BCore), su nuevo disco, con el que, como aquel homónimo, han vuelto a dar en el clavo. Los allí presentes, entre los que se encontraba parte de la redacción, teníamos muchas ganas de ver si, como había ocurrido en ocasiones anteriores, nos volvían a dar un buen concierto que llevarnos a la boca. Ahora, a diferencia de antaño, tenían un disco más redondo y sencillo sobre las manos (es evidente el estirón que han pegado con el paso de los años) que presentar, valga la redundancia, y ellos, como era debido, actuaron en consecuencia dándonos un mejor concierto. De ahí que, ante todo, su set estuviese compuesto en su mayor parte por las tonadas que componen dicho nuevo plástico. Con grupos así, tan fáciles de ver en directo (se dejan ver de vez en cuando por la Ciudad Condal), sobre todo si vives por Barcelona o alrededores, es normal que en cada nuevo bolo intenten deleitar a sus seguidores, esos que repiten dos de cada tres veces que se suben a un escenario, con algo diferente, Y esta ocasión la pintaban calva. Aun así, y a pesar de lo que nos empiezan a gustar temas como ‘Plight Runaway’, ‘New Existence Pug-in’ o ‘From A Cage’ (todas ellas presentes esa noche), nosotros somos unos rarunos y nos emocionamos, tanto o más, con las viejas que tocaron (‘Slfshlndlrdycntfght’ y ‘Unlucky 18′). Pero no porque nos pareciesen mejores, algo que ya hemos dejado claro, sino porque las sentíamos como nuestras. Sea como sea, una vez se bajaron del escenario no pudimos más que esbozar una sonrisa. Que pena que no se prodiguen por otros puntos de la geografía española tanto como por Cataluña, su música ha de ser oída. ¡Promotores, progamadles fechas YA!  

Una foto publicada por Ctrl Rock Mag (@ctrlrockmag) el

A diferencia de lo que suele ser habitual, los encargados de cerrar fueron Please Wait, la formación más joven de las tres programadas aquella velada, aunque no por ello menos ducha en estas lides. Como ya habéis podido ir leyendo en la web de manera regular, la formación de Sant Feliu de Guixols lleva ya unos cuantos años dando el callo allá donde les llaman (recordamos gratamente su paso por la segunda edición del madrileño The Fiest, su primera incursión fuera de Cataluña). Aunque todavía se les nota su juventud, esta no les impide traernos una buena versión del post-hardcore actual, pues, como bien comentó tras el concierto parte de la redacción allí presente, recuerdan mucho a coetáneos suyos como La Dispute o Touché Amoré. Quizás esas comparaciones os puedan parecer exageradas y/o que les quedan grandes, pero tras lo visto en la sala barcelonesa, en la que presentaron los temas Look Around, See Inside (Saltamarges/Hang The Dj!/Caleiah/La Agonía de Vivir), su debut, creemos que nos acercamos bastante en la comparación. Y ellos lo saben, como bien reflejó la cara de Borja, su vocalista, que no paró de sonreír siempre que podía. Toquen temas antiguos (de Dirty Little Secret -BCore-, su primer EP, del cual hace ya cinco años) o más nuevos (del mencionado primer álbum, como ‘Northern Lights’ u ‘Overdose’), la energía que trasmiten es de una banda añeja, un toque difícil de alcanzar y que ellos, a base de aprender de sus bandas vecinas, de sus amigos en otras tantas y de, sobre todo, dedicar parte de su tiempo libre a ensayar, van consiguiendo poco. Una lastima, y aquí volvemos a ponernos pesados como con Anchord, aunque de forma diferente, que no se les preste la atención que merecen (la de veces que hemos dicho esto ya), otro gallo cantaría. ¿O no?

Una foto publicada por Ctrl Rock Mag (@ctrlrockmag) el

Texto y fotos: Jorge Garrido Yuste

Comments Off

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs