DESTACADOS
Crónicas

Crónica: Parkway Drive + Stick To Your Guns + Darkest Hour @ Sala Razzmatazz, Barcelona (25-04-17)

» Publicado el 07 may por Jorge

Año tras año el Resurrection Fest pregunta a sus fans por las bandas que les gustaría ver por allí y una y otra vez Parkway Drive se colocan en el top 10. Una petición que el festival siempre ha escuchado pero que, a día de hoy, nunca ha podido cumplir, o al menos no en todo su esplendor. ¿Irán alguna vez? Los cimientos están puestos, pues a la mínima ocasión que han tenido para establecer contacto con los australianos les han programado una gira. Así que solo queda esperar. Mientras tanto los asistentes a alguno de los conciertos de dicho tour seguiremos recordando sus conciertos y pensando en que solo pueden ir para arriba.

Como ya pasó hace un año, cuando la primera parte de la gira mundial de presentación de Ire (Epitaph) pasó por España, apostaron por dos bandas cercanas a ellas para abrir todos y cada uno de sus conciertos por España. Si en aquella ocasión los invitados fueron Architects y Thy Art Is Murder, ahora eran Stick To Your Guns y Darkest Hour. ¿Conseguirían, al menos, mantener el nivel? Tras acabar el concierto de los californianos no nos queda otra que decir que, incluso, superaron lo visto la anterior vez. Quizás no por Darkest Hour, que al ser los encargados de abrir la velada no gozaron del sonido que se merecían y su setlist, compuesto por temas de toda su discografía (aun acabando de sacar a la luz Godless Prophets & the Migrant Flora -Southern Lord-), no lució en todo su esplendor. Aun así, disfrutamos con su metal, a ratos bastante extremo y distinto a lo que veríamos después, pues en pocas ocasiones podemos verles por aquí y cuando lo hacen suele ser como “teloneros” de alguien más conocido. Claro, que así es España.

Lo que no cabe duda es que en cualquier otra circunstancia y ocasión el directo de Stick To Your Guns se habría erigido como el vencedor de la noche. Que si, que solo tocaron 10 temas (no había tiempo para mucho más, es lo que hay), pero desde los primeros compases de su intro y de, sobre todo, ‘Bringing You Down’, con la que abrieron, dejaron claro que estar ahí, encima de un escenario español, un país en el que ya habían tocado pero que sigue estando a bastantes kilometros del suyo, donde ya se han ganado un hueco, es una ocasión única. Por ello se dejaron la piel canción tras canción, sonido incluido (sonaron muy potentes, aunque no tanto como lo harían Parkway Drive después), intentando no solo agradar a su público, que en esos instantes era mayoría (se notaba su tirón), sino a los que aun no se habían rendido a sus pies. Porque si algo estaba claro era que, una vez acabasen los últimos compases de ‘Against Them All’, con la que cerraron, no solo nadie iba a poder decir una mala palabra de su directo, sino que, incluso, se llevarían más de dos o tres fans nuevos para la saca, incluida parte de esta redacción. Si, hacen metalcore burro al uso, lo que muchos conocen como “palero“, pero lo hacen tan bien que es imposible no disfrutar de él. La pega es que les tocó, cosas de las giras compartidas, salir a tocar antes que Parkway Drive y eso implica que por muy bien que lo hagas, incluso si sobrepasas el 10, no te llevarás la mayor parte de los recuerdos del respetable.

Pasan los años, y con ellos vamos sumando conciertos de Parkway Drive a nuestras espaldas, y jamás nos cansamos. De antemano nos da pereza pero siempre, ya sea por una u otra cuestión, acabamos picando y yendo a verlos en directo. Aun con esas nos venía a la mente un único y fuerte pensamiento: ¿que nos podría deparar un nuevo “show” suyo, sobre todo con tan poco diferencia del anterior? La actitud más típica como respuesta a esa pregunta habría sido un recelo a no querer disfrutar de lo mismo otra vez, a pesar de que eso significase que lo pasaríamos bien. Sin embargo, los “aussies” no tiraron por el camino fácil (seguir con el mismo montaje, aunque fuese con un setlist diferente) y, en vista del tamaño de los recintos en los que iban a actuar por Europa, decidieron ir más allá y darle una mayor prestancia a sus conciertos (una batería giratoria y fuego con el que caldear el ambiente).

El aspecto negativo, debido a que en España aun no son caldo de pabellón, y ahora diremos algo al respecto, es que aquí disfrutamos de la versión simplificada del mismo. En otras circunstancias eso le habría restado puntos a la nota final, pero supieron suplir esa ausencia con un buen juego de luces y, lo que es más importante, con una actitud arrolladora, que les llevó, incluso, a darnos una sensación aun mejor. ¿Por qué? Porque, a pesar de lo que muchos dicen, lo importante, al menos si en un 75%, es la música y aquí, gracias a la reducción de su montaje, consiguieron esa focalización. Casi todo resto ya lo conocéis de reseñas anteriores: un Wiston McCall muy activo, moviéndose por todo el escenario, plataformas incluidas, siempre con una sonrisa en la cara y haciendo participe al publico; y una banda muy compenetrada, a la par de técnica, porque, se quiera ver o no, su metalcore ya no se basa, como era en sus inicios, en la dualidad de géneros, sino que ahora prefieren abrazar al metal (en Ire -Epitaph-, su último disco, se ve claramente) y no soltarlo (sonaron hasta 5 canciones de él -”Crushed’, ‘Dedicated’, ‘Destroyed’, ‘Vice Grip’ y ‘Writings On The Wall’-). De ahí que pensemos que sí el público más metalero de este país, porque al final es el que nos interesa, en ocasiones no fuese tan cerrado y supiera abrirse cuando hay calidad, mucho más allá de las etiquetas que pueda tener la banda, en esta ocasión el concierto visto de Parkway Drive habría sido el que venían dando por Europa, pues, y a pesar de no llenar al 100% la grande de las salas Razzmatazz (la cercanía con su anterior visita, en la que tocaron en el mismo recinto, hizo que no se colgase el cartel de sold out), ya se les queda pequeña. ¿Les volveremos a ver en una gira así o preferirán otros lugares donde llenen más? No somos brujos, de ahí que no podamos responder más que con un “ojalá si”; aun con esas nos jugamos el todo y diremos que a más no tardar les tendremos en el Resurrection Fest. Como dijimos en la introducción, los contactos ya están hechos. Ahora solo queda que elijan venir en verano en vez de en otra estación del año y así el festival gallego pueda apostar por ellos.

Texto: Jorge Garrido Yuste

Comments Off

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs