DESTACADOS
Crónicas

Crónica: NOFX + Leftöver Crack @ Club Vaudeville, Lindau (Alemania) (15-08-16)

» Publicado el 03 sep por Jorge

Los buenos amantes de la música buscan cualquier resquicio posible para disfrutar de ella en directo. Ya sea acercándose a un concierto en su ciudad o planificando un viaje a cualquier otra, bien para un bolo aislado o bien a un festival. Nosotros, como fieles de la parroquia del santo del rock, no podíamos ser menos y aprovechando las vacaciones que teníamos programadas por el centro de Europa decidimos acercarnos a ver a NOFX a Alemania.

Lo normal a estas alturas es que os esperéis la crónica de un concierto de la banda de Fat Mike en una conocida ciudad teutona. Todo lo contrario. Por circunstancias de la vida, y de las vacaciones, la ciudad escogida, y bien que hicimos, fue mucho más pequeña y fronteriza. Os hablamos de Lindau, población a las orillas del lago Constanza, uno de los más grandes de esa zona del viejo continente. Allí, como salida a la escasa oferta cultural, se creó en 1977 un club (el club Vaudeville) con el que hacer frente a ese problema. Con el paso de los años la cosa ha ido cambiando y mejorando, hasta el punto que en 2002 se hizo profesional al 100%, con técnicos y programadores seniors y otros tantos junior o aprendices. Todo gracias a la programación al año de alrededor de 70 conciertos al año, muchos de ellos (por no decir la mayoría, viendo la lista de bolos de este 2016) englobados dentro del punk/rock y del metal. Uno de ellos, aunque bien podría haber sido otro (en esos días también tocaron allí Strung Out, The Flatliners, Comeback Kid o Defeater), fue al que asistimos. ¿Por qué NOFX y no otro? Había que elegir y la mitiquez del grupo norteamericano nos hizo elegirles a ellos, pues iros a saber hasta cuando se les podrá disfrutar encima de un escenario. Aunque a día de hoy, tras el paso de Fat Mike por una clínica de desintoxicación, están mejor que nunca, tanto que bromean más incluso, dejando muy al margen el setlist y predominando el show, si lo que dan ellos se le puede considerar así.

Con esas características en mente nos dirigimos a la localidad fronteriza con Suiza. Una jornada que, si la planificabas bien, podía ser muy divertida, baño en el lago Constanza incluido (como bien hicieron algunos de los miembros de The Flatliners, ya presentes por allí). Y así fue para el que aquí escribe, parte principal de la web, que disfrutó como un enano desde los primeros compases de Leftöver Crack, los segundos en subir al escenario del club alemán. Un recinto que recuerda a salas como la madrileña Caracol: aspecto industrial, algo alargada y con tendencia a sudar cuando se llena, como aquella noche. La banda norteamericana, a pesar de llevar desde 1998, solo tiene tres discos en su haber, el último, Constructs of the State (Fat Wreck), del año pasado. Sus razones tendrán. Lo que si está claro, como su actitud sobre el escenario y su música dejo entrever, es que su ideario les lleva hacía un punk de corte crustie en muchos instantes, dejando de lado la actitud festiva que si abrazan otros grupos, NOFX inclusive. Debido a ello se hacen más sectaristas y complicados de escuchar de seguido durante un tiempo, a no ser que esto sea lo tuyo. Por ello, muy a pesar de la banda que lo dio todo en el rato que estuvieron tocando, no podemos decir que nos divirtiéramos excesivamente con su concierto.

Cosa que, a la fuerza, si que pasó con NOFX. Si no se divierte uno en un bolo suyo es que, o bien no se entienden sus bromas (propias -entre ellos- o ajenas -dedicadas a miembros de otras bandas o a los que allí estabamos-) o bien que no se tiene sangre. Hasta el menos ducho en su música puede dejarse llevar y acabar metiéndose en su mundo, ese en el que muchos, por no decir casi todos los que amamos el hardcore melódico, hace años que estamos. Porque a Fat Mike se le quiere tal como se pueda querer con 30 años a un animal de peluche. Se le deja decir como si se tratase de gurú trastornado y, sobre todo, si está sobrio (aquella noche parecía que si, tanto que se entiende una canción como la nueva ‘Six Years On Dope’) gozar de su música, pues en su haber tiene alguno de los mayores himnos que el género ha dado: ‘Linoleum’, ‘Stick In My Eye’, ‘Franco Un-American’, ‘Fuck The Kids’, ‘Bottles to the Ground’ o ‘Bob’, por decir algunas de las que si estuvieron esa noche y así se pueden considerar. Quizás les faltaron muchas, pero a estas alturas de la película y tras tantos años tocando, estarán hartos de meter en sus sets según que temas o de que estos se parezcan tanto entre si. Un punto negro que no empañó el resultado final, sobre todo si ya les habías visto en directo y sabías a lo que venías, pero que sí le restó puntos. Quizás hablar de las otras veces que los disfrutamos encima de un escenario sería pecar muy mucho de abuelo cebolleta, pero en el Groezrock 2014, y ya algo menos en el Resurrection Fest 2014, nos lo pasamos mejor. Aun así, no podemos acabar sin decir “larga y próspera vida para NOFX”. A ver hasta cuando duran en pie.

Texto: Jorge Garrido Yuste

Comments Off

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs