DESTACADOS
Crónicas

Crónica: Never Say Die! Tour 2014 @ Sala Penélope, Madrid (23-11-14)

» Publicado el 28 nov por Javier Caulfied

Muchas veces miramos al extranjero con morriña debido a la gran cantidad de giras molonas (de esas que son 2 o 3 grupos juntos) y de festivales del palo (aquí uno y nos damos con un canto en los dientes) que hay dentro de la escena punk/hardcore europea (por no decir norteamericana). Por ello cuando se confirmó que la nueva edición del Never Say Die! Tour iba a volver por España no pudimos más que apuntar en rojo la fecha y esperar a que llegase y con ella los directos de, entre otros, pues traían a siete bandas, Terror, Comeback Kid y Stick To Your Guns, sus merecidamente cabezas de cartel.

Con algo más que puntualidad británica, pues no eran ni las 6 de la tarde, Capsize empezaron su concierto. La banda de San Diego, California (Estados Unidos), tenían sobre el papel la tarea más difícil de todo el festival, que no era otra que abrir fuego e intentar calentar al publico. Para ello, en los escasos veinte minutos que tuvieron para tocar, hicieron el set habitual de la gira, ese que tienen más que rodado y que está compuesto por, entre otros, ‘Pale’, ‘Linger’, ‘The Angst In My Veins’, ‘Calming, Crippling’ y ‘I’ll Take The Blame’, temas todos ellos incluidos en The Angst In My Veins (Equal Vision), su último disco. Quizás algo arriesgado pero con ello dieron bola a su nuevo álbum, que es para lo que se unieron al festival europeo. ¿Consiguieron lo que buscaban? Viendo al publico presente a primera hora, y a algún que otro con camiseta suya, podemos decir, sin temor a equivocarnos, que si.

Tras el cambio de rigor de instrumentos, muy optimizado todo, para así no perder tiempo, comenzaron a tocar los segundos de la noche: No Bragging Rights, uno de los grupos encargados de ponerle un toque diferente al festival. Porque aunque su propuesta se engloba de forma general dentro del hardcore, en muchas ocasiones, como se pudo comprobar en su corta actuación y sabrán todos aquellos que hayan escuchado ya The Concrete Flower (Pure Noise Records), su nuevo álbum, tiene bastantes momentos melódicos (ejemplo claro de ello es el tema que le da nombre al disco). La culpa de ellos se debe, en su mayor parte, a la gran labor que hizo Mike Perez, su frontman, acercando al respetable a escuchar su propuesta con asombro y, sobre todo, gusto. Quizás pudieran ser desconocidos para muchos, pero tras verles dejarse la piel encima del escenario seguro que se ganaron 4 o 5 nuevos fans. Y ellos tan contentos de haberlo conseguido, porque con unos de aquí y otros de allá, cuando acaben la gira se irán de vuelta a su California natal con un gran número de nuevos seguidores. O al menos de gente que no diría que no a un concierto suyo.

Como tampoco lo decían de Obey The Brave al anunciarse la gira. La primera de las dos formaciones canadienses presentes en el tour eran de los más esperados por el público, que llevaba puestas, en muchos casos, camisetas suyas. Desconocemos si serían recién compradas a en alguno de los puestos habilitados en la sala por las bandas o, por el contrario, se habrían molestado en acercarse a uno de sus anteriores conciertos por Europa y/o en comprarla por la red. Un hecho que unido a que Alexandre Erian, su vocalista, antes formaba parte de Despised Icon, la conocida banda de deathcore, les garantizaba algo de peso como para no perderse ni un ápice de lo que hicieran encima del escenario. Allí, salvo los momentos de speech, algo largos para actuaciones tan breves como las que tenían dentro del Never Say Die! Tour, rindieron al máximo (tuvieron tiempo para 8 temas -entre las que caben destacar ‘Raise Your Voice’, ‘Full Circle’ y ‘Short Fuse’ de Salvation (Epitaph), su nuevo álbum; así como otras como ‘Live And Learn’ y ‘Short Fuse’-) y explotaron su metalcore gutural, pues, a diferencia de otras propuestas similares, donde el vocalista simplemente grita, en la suya Alex explota al máximo sus capacidades vocales, para luego, como bien mandan los cánones, relajarse con partes más tranquilas, coros incluidos. En definitiva, una buena velada, donde quedó más que justificado el “murmullo” que había alrededor suyo. Si Epitaph les fichó para publicar sus discos en los Estados Unidos era por algo.

A pesar de ser uno de los pesos pesados del metalcore y estar en alza, la actuación de More Than A Thousand tuvo más matices melódicos – aunque sin perder cadencia – que sus predecesores, y se hizo más entretenida; algo que se agradeció, sencillamente porque Vasco Ramos, además de ser un potente frontman y tener mucha bilis que escupir por el micrófono, también tuvo el carisma suficiente como para aprovechar los estribillos en ‘Fight Your Demons’ o ‘Lost At Home’  para meterse al público en el bolsillo (ah, y con uno de los sonidos más salvables de la sala en toda la noche). El tiempo apremiaba y llegaba la hora de irse, así que se despidieron con ‘No Bad Blood’ y desprendiendo buen rollo. Participaron en la última edición del Resurrection Fest, están de gira continuamente con nuevo disco bajo el brazo (nosotros les vimos en Barcelona en marzo de este año)  y vuelven a ser residentes en Portugal, así que seguramente los volveremos a tener por aquí más pronto que tarde. O al menos eso era la indirecta que nos mandó una actuación agradecida y un set ejecutado con la confianza del que se sabe poseedor de una base de fans creciente a cada nueva descarga estatal.

Cumpliendo con los horarios Stick To Your Guns arrasaron en la primera parte de su set (si es que es posible distinguir “partes” en conciertos media hora, y eso para los de más peso en el cartel). Era obvio que los americanos basarían el concierto casi íntegramente en su último disco Diamond (Sumerian Records), algo lógico si tenemos en cuenta que es el que los ha puesto definitivamente en el mapa de los must del género. La única pega a relucir es que Jesse Barnett, su vocalista, “gastó” unos valiosos minutos hacia el final para agradecer en demasía al público su asistencia y para plantearnos su filosofía de vida; una filosofía acertada y que, estoy convencido, muchos compartimos, pero que no tenía demasiada cabida en noches como esta, donde cada minuto cuenta para demostrar tu valía sobre el escenario. Sentimos si esto suena a concurso musical barato de televisión, pero seguramente habrían ganado algún punto extra si hubieran empleado ese espacio para despachar un par de canciones más, ya que además supuso un bajón de revoluciones. No obstante, hicieron bien los deberes, y aunque el sonido no fue su fuerte, himnos como ya son ‘Bringing You Down’, ‘We Still Believe’ o ‘Against Them All’ fueron coreadísimos, e incluso muchos se animaron a subir al escenario a cantar con ellos. Otros que esperamos ver de nuevo por España con su nuevo disco a la vuelta de la esquina.

Se notaba un público cada vez más apretado cada vez que tocaba cambiar de backline y, por tanto, salía otra banda a escena, pero con Comeback Kid alcanzó su pico máximo de asistencia. Como quien se prepara para correr una maratón, calentaron mientras comenzaba ‘GM Vincent & I’ y, en un breve y caótico crescendo Andrew Neufeld desataba la locura hardcoreta en pocos minutos con una voz desgarradora y triunfante. Ninguna de sus actuaciones en nuestro país ha pasado por alto, y esta no fue menos. Ellos si aprovecharon cada segundo de su tiempo para presentar Die Knowing (Victory Records) por primera vez con las brutales ‘Wasted Arrows’, ‘Losing Sleep’ o ‘Should Know Better’ (cuyo estribillo pensado para el griterío del público sonó demoníaco). Tampoco olvidaron repasar lo más cafre de sus otros discos, sin pasar por alto trallazos como ‘Talk Is Cheap’ o el final previsiblemente épico con ‘Wake The Dead’, que tantas alegrías y pits desenfrenados nos ha dado. Hasta los miembros de Obey The Brave y More Than A Thousand se hicieron participes del stage diving. Lástima que se pasara volando, porque nos quedamos con ganas de más. De muchísimo más.

Como nos quedamos con ganas de Terror. La banda californiana, con un poco menos de publico que sus predecesores canadienses, debido a que aquí tiran otras cosas distintas a Europa, salió a comerse la poco más de media hora que tenían para tocar. Para ello hicieron un set con un único objetivo: liarla lo máximo posible, aunque por ello se tuviesen que olvidar de parte de su discografía, como ya les pasó en su anterior visita a nuestro país, donde la mayor parte se la llevó One With The Underdogs (Trustkill Records), su obra de debut, con la que empezaron (‘Your Enemies Are Mine’) y con la que casi acabaron (‘Keep Your Mouth Shut’). Pero las similitudes no acaban ahí, porque, como pasó por aquel entonces, su timing fue bastante reducido, esta vez comprensiblemente, debido a la gran cantidad de bandas que componían el Never Say Die! Tour 2014. Tanto que todo aquel que les viese entonces sentiría una ligera sensación de deja vu. Aun así, disfrutarlos en concierto siempre sirve para desfogarse, porque pocas formaciones hay en la escena que te dejen tan exhausto tras un bolo suyo, muy en parte debido a la insistencia de Scott Vogel, su frontman, para que el público no dejase de subir al escenario y tirarse desde él en forma de stage divings, mientras que el resto, sobre todo el situado en las primeras filas, luchaba por no sufrir algún percance de manos de los que saltaban desde allí arriba.

Mención aparte merece la colaboración de Jesse Barnett de Stick To Your Guns, una de las triunfadoras para el publico asistente, en la final ‘Keepers Of The Faith’, con la que se dio cierre al festival hardcoreta outdoor. Si nos dicen hace un año que podríamos disfrutar de una gira así por España no nos lo creeríamos y, sobre todo, siendo como somos por España, echaríamos pestes de la gran cantidad de grupos presentes (“empieza muy pronto”, “poco tiempo tienen las bandas para tocar”, etc); pero ahora, una vez acabado todo, no podemos estar más que agradecidos con la organización madre del evento y HFMN, por ser estos los encargados de llevar el sarao en nuestro país, que hizo que todo fuera muy fluido, sin fallar apenas ni un momento y, lo que es más complicado en noches así, cumplir a rajatabla (o casi) los horarios previstos. Todo un logro. Aunque si tenemos que quedarnos con algo es con el buen hacer de todas las bandas, que se dejaron la piel para agradar a un publico como el nuestro.

(Agradecimientos a HFMN por la acreditación brindada a este medio).

Texto: Jorge Garrido Yuste y Javier Caulfield.

Fotos: Javier Caulfield.

Más fotos: Link.

Comments Off

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs