DESTACADOS
Crónicas

Crónica: Minor Empires + Soul Aside + The Wax @ Sala Almo2bar, Barcelona (19-03-16)

» Publicado el 03 abr por Jorge

Hace unos años sacamos unas camisetas, que aun siguen a la venta, con el eslogan “Support The Scene. Don’t Kill It.” Una frase que no podía venir mejor para la velada que nos habían preparado en el barcelones Almo2bar desde Ayuken MP. 3 bandas de aquí (Minor EmpiresSoul AsideThe Wax) con calidad de sobra para comerse el mundo. ¿Conseguirían lo mismo aquella noche de Marzo? En sus manos estaba.
La noche empezó con la banda semi-local (son de la provincia de Barcelona pero no de la ciudad) The Wax. A primera vista el quinteto de Desert Pearl Union no parecía que facturaría el hardcore loco, a veces más cercano al post-core de corte “gritón”, con el que nos encandilarían esa noche, pero así fue. Dicen que las apariencias engañan y así nos paso a nosotros, poco duchos en su propuesta, pero enamorados de ella desde el primer segundo de su actuación. Según su propia descripción suenan a una suerte de Refused y At The Drive-In en las partes vocales mezcladas con guitarras de la escuela de Metallica y atmosferas “robadas” a Deftones. Quizás decir eso sera unir demasiadas ideas para definir lo que hacen, pero al final no van tan desencaminados, pues conforme iban pasando los minutos, y con ellos su repertorio, dejaban pequeñas muestras que, analizadas con detalle, si que te pueden recordar a esas bandas. Incluso diríamos más: “una suerte de Every Time I Die menos metalicos o unos The Chariot sin ese punto de locura tan caracteristico suyo”. Lo mejor de todo es que no dejaron ni un minuto de hacernos mover nuestra cabeza al más puro headbanging, sinónimo de que vibrábamos y nos emocionábamos sin parangón con su música. Un acierto su elección aquella noche, sobre todo dejando claro, una vez más, que en los conciertos no todas las bandas han de ser clones de la que encabeza el cartel.

Y en esa tónica entraban claramente los locales Soul Aside. Atmosféricos, si, pero más rockeros y no tan post como Minor Empires. Pero mucho, mucho, mucho más rockeros. Sobre todo en estudio, donde nos recuerdan, en parte por la producción de Santi García en Canvas (Autoeditado), su obra de debut, a una suerte de The Unfinished Sympathy menos indies y más instrospectivos. Palabras que pueden descolocar a quien no sepa que Adam V., su vocalista, formó parte en sus tiempos de Madee como guitarrista. Detalle que no hacía sino confirmar que en su nueva banda, diferencias vocales incluidas (cada cual tiene su estilo y el de Ramón Rodríguez es muy suyo), no ha hecho más que evolucionar sus gustos e influencias hasta llevarlo a un punto en el que, aunque recuerdas sus pasos anteriores, todo te suena a diferente. Por ello resulta tan complicado dar una definición suya en una sola frase. Algo que, por otra parte, no interesa, pues lo que ellos quieren, y se notó aquella noche, es que escuches su música sin nada en la mente y te dejes llevar por su emotivo viaje sonoro. Quizás sean unos desconocidos pero tienen tablas suficientes para dar más de si y girar a un nivel mayor, como demostraron en la barcelonesa Sala Almo2bar. Intenten a escucharles al menos, puede que les gusten.

Los que ya nos gustan, y desde sus inicios, son Minor Empires. La banda madrileña volvía a Cataluña unos meses después de la última vez con ganas de agradar al publico de la Ciudad Condal. Quizás no a todo el que deberían, ya que a día de hoy hay a más de uno y de dos a los que les podrían gustar todavía no les conocen, como dejó entrever el casi lleno de la pequeña sala de Barcelona. Aun así los miembros del “imperio menor”, duchos en mil batallas, no se pusieron tristes, sino todo lo contrario, pues desde el primer momento destilaron ese “buen rollismo” que les caracteriza como banda de colegas que son, como bien les describió en su día nuestro compañero Javier. Pero, ¿que podían aportar a lo visto en Madrid a finales de Octubre del año pasado? Sobre todo, y de ahí su importancia, la evolución de su set, el cual, conforme han ido añadiendo los temas de United States of Emergency, Vol. 1 (Autoeditado), su segundo álbum, ha abandonado definitivamente el deje que les aportaban los ritmos atmosféricos de sus inicios para aferrarse al rock de recovecos, de guitarras contundentes pero emotivas y de gran calado, en gran parte culpa de Fernando Moreira, su guitarrista, un virtuoso de las 6 cuerdas, como demuestra en todos sus proyectos musicales (The Hardtops o Trono de Sangre, entre otros). Un lugar al que han llegado en parte por la perdida por el camino de dos de sus miembros originales, pues, se quiera o no, cada cual aporta su estilo e influencias propias, y, más aun, a tocar, tocar y tres veces tocar, porque con el paso del tiempo han sabido consolidar lo que iniciaron hace unos años casi por casualidad. No es que ahora sean mejores que antes (la calidad es innata en ellos), sino que han sabido dar con el lugar concreto destinado a ellos en el universo musical. Un espacio donde, si las ganas (eso no queda en duda) y sus otros idilios en esta industria les permiten, se deberían mantener durante unos años sin que nadie les quite, muy en parte debido al personal y particular estilo que han creado. Por nosotros (y con el pronombre incluimos también al publico que les sigue y, más aun, berrea sus canciones como si no hubiese un mañana en el que despertarse y fuese el final de todo, aunque ellos repitan a voz en grito eso de “this is not the end” en ‘The Regrets Of The Dying’, uno de los grandes himnos de su segundo disco) no será, estaremos, como buenos fieles, siempre ahí, dispuestos a seguirlos siempre que podamos. Ganas no nos faltarán, más si cabe cuando tras cada concierto nos dejan tan extasiados.

Texto: Jorge Garrido Yuste

Comentarios desactivados

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs