DESTACADOS
Crónicas

Crónica: La Maravillosa Orquesta Del Alcohol + Moonshine Wagon @ Sala Salamandra, L’Hospitalet de Llobregat (08-10-16)

» Publicado el 20 oct por Jorge

Pararnos a pensar que escribir, una vez más, sobre un concierto de La Maravillosa Orquesta del Alcohol para no repetirnos y sonar igual a lo ya dicho es una tarea con la que la banda, a su manera, ya tuvo que lidiar a la hora de grabar La Primavera del Invierno (Mus Records), su último disco, y, como intentaremos hacer nosotros, sacaron de forma notable, por no decir sobresaliente, pues quizás seguro que nos tacháis de demasiado fans. Porque nosotros, como los cientos de personas que se juntaron en la primera de las Sala Salamandra de L’Hospitalet de Llobregat, nos declaramos algo más que fans: hooligans en toda regla de una banda que deja que seamos así con ellos. Y si no, ¿por qué meten tanto coro delicioso con el que poder acompañarles canción si, canción también, en los conciertos? Quizás para muchos sea una forma fácil de solventar sus temas, pero para todos aquellos que se han parado a leer las letras de David, su cantante y ahora también escritor, es una forma de conectar con el respetable y, sobre todo, de darle un carisma más festivo a alguna de sus tonadas más tristes. Porque es así, de primeras su última obra suena (y parece) menos feliz y verbenera. Al contrario de sus conciertos.

Porque lo que está claro es que su fórmula, para los ya veteranos sobre todo, hace tiempo que ha mutado y que no se ha quedado en la simpleza de una banda festiva con la que agradar cualquier sarao, sea del tipo que sea (tanto conciertos pequeños como festivales de gran tamaño). Un estilo que ha visto como el tiempo ha ido impregnando de todos aquellos sonidos y preferencias musicales que les han ido llegando, sin cerrarse a nada y a nadie -en aquel volvían a colaborar con amigos (muy destacable ‘PRMVR’ en la que canta Gorka Urbizu de Berri Txarrak)-. Gracias a ello han dado un paso adelante que les ha llevado a asentarse y, lo que es más importante. empezar a llenar muchos más recintos que antaño y no solo en Madrid como desde hace tiempo. Si bien es verdad en L’Hospitalet no consiguieron colgar el cartel de no hay billetes, pero contando con el hecho de que no es la ciudad grande de la provincia, sino una aledaña, el casi completo fue todo un logro. Más contando como ha sido toda su progresión, esa que hemos ido narrando en la web tal y como ha ido sucediendo. Es por eso que ahora ya cueste tanto no decir lo mismo que antes sin llegar a sonar cansinos. Aun así cabe reseñar su diferencia de set, quizás debido al lugar de la geografía española donde estaban tocando, pues aquí, a diferencia de la capital, donde les hemos visto todas las anteriores veces, prefirieron apostar por su lado más conocido, ese que suena en castellano y que compone ¿Quién Nos Va A Salvar? (Mus Records) y La Primavera del Invierno (Mus Records), sus dos últimas referencias. Tanto que la versión de la noche, que esta vez va en singular y no en plural como en otras ocasiones, también procedía de un artista cuya lengua materna es el español (‘Ojalá’ de Silvio Rodríguez). A veces es mejor ir sobre seguro que arriesgar y meter la pata. O eso dicen, pues ellos hace tiempo que dejaron atrás esa diatriba y caminaron por la cuerda sin preocuparse de mirar hacia abajo y asegurarse de no caer. De momento siguen en ella camino del futuro. ¿Que les deparará este? Difícil de decir. Eso si, lo que esperamos es que, como cantan en ‘Hay Un Fuego’, sigan tocando si se mueren, sin importar si viven de esto o de ser camareros. Mientras eso siga pasando nosotros contentos.

Una foto publicada por Ctrl Rock Mag (@ctrlrockmag) el

Antes de cerrar hay que pararse y felicitar a la banda de burgos por saber rodearse. No solo en sus discos, en los que hemos oído las voces de Gorka Urbizu, como ya os comentamos, Maria Rodés y Quique González; si no también en sus conciertos en los que se acompañan de algunas de las mejores propuestas que hay en este país cercanas a su sonido. Porque las hay, aunque tengamos que rebuscar, trabajo que ellos realizan de manera notable. Si en otras ocasiones hemos tenido a The Big Bench, True Mountains (en las dos de las tres primeras noches en la madrileña Sala El Sol, allá por el 2014) o Ukulele Clan Band (en la madrileña Joy Eslava en el 2015), en esta apostaron por Moonshine Wagon, un grupo de rednecks procedentes del mismo sur estadounidense, o al menos si en aura y en forma (dos de sus miembros llevaban petos vaqueros y tocaban instrumentos tan de allí como el ukelele, el violín o el contrabajo), porque desde el primer momento nos recordaron todas aquellas imágenes de aquella zona del país del norte de América en la que sus habitantes se reúnen para tocar y bailar en un granero o similar al son de tonadas cercanas al country hellgrass, como dicen ellos, cuando no lo son directamente. Porque así suena su propuesta, tanto que la versión que decidieron incluir (‘I Saw The Light’ de Hank Williams) es una de las grandes, aunque menos conocidas, del género. Aunque parezca imposible no fue oro todo lo que relucía. Los temas de Folk You!, su única referencia hasta la fecha sonaron bien; cosa que no nos pasó con los correspondientes a Porca Miseria, el disco que tienen en proceso y del que sabremos pronto más cosas. En él hacen un batiburrillo de idiomas que, a pesar de sonar curioso, en lo que pudimos oír aquella noche no nos terminó de convencer. De ahí que pensemos que, o bien van a lo fácil y seguro quedándose con el ingles original o van un paso más allá como sus compañeros de velada y abrazan el español en un intento de agradar más al público patrio. Pero vamos, que aun es pronto para criticar este tipo de cosas, por lo que nos olvidaremos y volveremos a escuchar las canciones que nos gustaron tanto de ellos cuando las tocaron.

Texto y foto: Jorge Garrido Yuste

Comentarios desactivados

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs