DESTACADOS
Crónicas

Crónica: Juantxo Skalari & La Rude Band + Spin Te Kú @ Independance Club, Madrid (17-01-15)

» Publicado el 22 ene por Javier Caulfied

Desde que viera a Juantxo Skalari en en Aupa Lumbreiras! 2013 me he preguntado a dónde le llevaría la corriente musical en esta ocasión, artísticamente hablando; es decir, si se estancaría sencillamente reinterpretando repertorio de sus bandas anteriores, si arrancaría con nuevos proyectos con el tiempo o si, finalmente, todo ello conviviría en una amalgama que pudiera coexistir, atrayendo a su viejo y nuevo público. Dichas dudas se disiparon cuando, hace tan sólo unos meses, el navarro sacaba junto a su hermano y el resto de la banda –la llamada Rude Band- un disco que recoge acertadamente el testigo que nos dejó en su background musical de hace más de veinte años, y que no podía quedarse huérfano así como así. Era momento de una cita con la capital.

Antes saltaban a escena los locales Spin Ke Tú, y en escasos dos minutos la Independance estaba hasta la bandera de gente bailando. Esta gente, que viene de Cercedilla, pero que se dice venir de “la puta sierra”, fueron toda una suerte de ska de lo más alocado. En él tuvieron cabida secciones de vientos infestados de trompetas y saxos, además de acordeón y una base diabólica de bajo y batería que encumbraba las voces de Juan Uslé y los coros de Romero, a la par que éste último danzaba –literalmente- por el escenario cual odalisca, se plantaba una máscara de caballo o bajaba a bailar pogo con un animado público. Cuarenta minutos de alienación musical en la que parecían poseídos por el alma del mismísimo Emir Kusturica mientras desmontaban su orquesta innombrada. Sudorosos y sonrientes, así se fueron y así nos dejaron; y la noche no había hecho nada más que comenzar.

Parafraseando al propio Juantxo Skalari, “hay que seguir ahí sin quedarse atrás, y buena cuenta de ello es que, desde que dio el pistoletazo de salida a su nueva andadura musical no ha hecho más que recolectar buenas críticas y coleccionar un número cada vez más creciente de seguidores allá por donde pasa. Y me lo creo: a las diez de la noche, para cuando se habían apagado las luces de nuevo, aquello parecía un hervidero. Desgraciadamente tuvieron una flaqueza inesperada por un problema de sonido al acabar la canción-intro ‘Sarrera VII: Rude Station’, pero tras cinco minutos de corredurías por parte de técnicos y músicos por fin arrancaba el tren de Juantxo. Lo hizo a plena velocidad y sin una sola parada en todo el trayecto, con un buen trago sonoro al pasado más celebrado de Skalariak, en forma de ‘Puto Alcohol’, ‘A Buen Ritmo’, ‘Oligarquía’ y ‘Estoy De Revuelta’. Uno podría pensar que guardarían con celo y estrategia los temas más coreados para momentos puntuales del concierto, pero no le hizo falta a los hermanos Juantxo y Peio Skalari, ya que con el pasado de Skalariak, The Kluba y el redondo debut con la estrenada Rude Band iban sobradísimos de fuelle del que tirar.

El testimonio duró una hora y media donde, además de seguir intercalando más temas de las bandas citadas, rasgaron el nuevo cachorro, alzando con brillo propio canciones como ‘Contigo Estaré Bien’, ‘Romperé Cadenas’, ‘Aquella Noche’ o ‘Winnipeg Navega’. Era normal que con un currículo tan estructurado, tanto la banda como Juantxo estuvieran rebosantes de confianza sobre el escenario; así éste no paraba de acercar el micrófono a las primeras filas para cantar o de menear brazos y piernas a ritmo de rock y ska que le insuflaban sus compañeros desde cada flanco del escenario -cuando no era él mismo quién cogía las riendas rítmicas de algunas canciones para dar más cuerpo a las canciones-. La cumbre se la llevó  ‘Skalari Rude Club’ (como no podía ser de otra manera) seguida de ‘Jaia’ y ‘Despídeme’, antes de marcharse para volver al minuto con un bis de cinco canciones que terminaron por machacarnos. Pero ya sabéis lo que dicen: sarna con gusto no pica. Hacía tiempo que no veía a un público moverse con tanta alegría y soltura en una sala, por no hablar de la mixtura de culturas urbanas que allí se congregaban. A buen seguro llevarán con orgullo la realidad de que estos nuevos temas se mimetizan a la perfección con su ideario musical y político pasado, adquiriendo nuevas dimensiones de frescura que hacen que el conjunto suene de actualidad; por ello, y por todo el sudor y euforia derramada aquella noche, todos estábamos de enhorabuena.

Texto y fotos: Javier Caulfield.

Más fotos: Link.

Comments Off

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs