DESTACADOS
Crónicas

Crónica: Joey Cape + Chris Creeswell @ Sala Lemon, Madrid (12-03-15)

» Publicado el 27 mar por Jorge

Cuando hace unos meses se confirmó que la nueva gira por Europa de Lagwagon, que tendría a The Flatliners y Western Adicction como compañeros, nadie se imaginaba que, aprovechando su visita por España, volveríamos a ver a Joey Cape encima de un escenario de nuestro país con su faceta acústica, sobre todo contando con el hecho de que la vez anterior, si no contamos la del Resurrection Fest 2014, fue junto a su querido amigo Tony Sly. En esta ocasión su socio sería Chris Cresswell, frontman de la banda canadiense The Flatliners. ¿Estarían a la altura del mito?

Un mito compuesto no solo por nuestra memoria de un bolo emocionante, con gente quedándose fuera y una compenetración de los dos artistas que poblaban el cartel digna de los mejores dúos. Esa a la que solo se puede llegar si eres amigo, pero amigo de los de verdad, esos que lloran cada una de las penas del otro y que, si se da el caso, como al final, tristemente la verdad, acabó ocurriendo, no les olvidan jamás. Con ese recuerdo presente nos acercábamos a la madrileña Sala Lemón un jueves de marzo, víspera del comienzo de un tour europeo que se vaticinaba como muy interesante, sobre todo tras haber facturado la banda de Goleta, California (Estados Unidos), un disco de la talla de Hang (Fat Wreck), considerado por muchos, fans y gente no tanto, como un regreso por la puerta grande a su mejor época. Quizás sus carnets digan que son mayores, al menos para moverse con la intensidad de sus inicios, pero aun así las ganas nadie se las quita, como se pudo comprobar en las dos fechas que disfrutamos de Joey Cape y Chris Cresswell, una ellos dos solos y otra con sus respectivas bandas.

Entrando ya en materia, que ya es hora de ello y, sobre todo, de que nos dejemos de introducciones aburridas, cabe decir que la velada acústica fue dispar. ¿Por qué? Empecemos por el final, casi dos horas y media después de dar comienzo, cuando la mayor parte de los presentes, o al menos de los que conocíamos, y eran unos cuantos, nos alegrábamos de haber disfrutado de una experiencia, pues fue algo más que un concierto, bastante más larga de lo que se podía prever. Un show en el que hubo de todo, tanto lo esperado (homenajes varios a Tony Sly -como no, cayó la gran ‘International You Day’ de No Use For A Name-), muchas versiones de sus proyectos principales (‘Carry The Banner’, ‘Daggers’, ‘Violins’, ‘Making Friends’ o May 16th’, entre otras) y unas pocas de sus proyectos propios (‘One Hundred’ o ‘Poison The Well’), como sorpresas (nadie se imaginaba que acabaríamos viendo a nuestro querido Dani Llamas tocar ‘Ectasy’ encima del escenario de la sala madrileña a petición del propio Joey). Hasta ahí el guión más o menos previsto, al menos si lo dejamos así escrito, porque una de las incógnitas era si ambos se subirían al escenario y lo compartirían o, por el contrario, cada uno tendría su propio tiempo.

Como ya pasó en su anterior gira, la mecánica consistió en actuar de forma conjunta, al menos al principio y al final del bolo, porque una vez Joey consiguió encontrar una guitarra que le funcionase (creo que a la tercera fue la vencida) se adueño del escenario y nada ni nadie pudo con él (se notaron los galones, no como en su anterior visita, valga la redundancia). Paso ante el que la mayor parte del respetable no dijo nada porque eso era a lo que venían y no a oír a Chris chirriar un poco con su voz, bastante más aguda de lo que cabe pensar al oírle con sus Flatliners. Aun así, y a pesar de ello, los allí presentes siguieron con su cháchara, esa que cuando las revoluciones bajan y el sonido es algo más calmado sobresale por encima de todo, molestando e entorpeciendo la escucha a aquellos que querían disfrutar de forma relajada del concierto. Hecho que, unido al de un sonido no todo lo perfecto que se pudiera pedir, aunque no tan malo como algunos han dicho, hizo que el sobresaliente con matrícula que se podrían haber llevado, ganado muy en parte a nuestro lado emocional, se quedase en un notable. Bueno, por eso y porque si Joey quisiera y el alcohol no hubiera entrando tanto en su cuerpo nos habría dado un recital a la altura de su mito. Aun así no nos defraudó y nos fuimos con una sonrisa de oreja a oreja.

Texto: Jorge Garrido Yuste

Fotos: Javier Caulfield

Más fotos: Link

Comments Off

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs