DESTACADOS
Crónicas

Crónica: G.A.S Drummers + Minority Of One @ Sala Moby Dick, Madrid (20-12-14)

» Publicado el 27 dic por Jorge

Cuando una banda te gusta mucho, y en la web tenemos unas cuantas de esas, intentas verla siempre que puedes, ya sea porque pasan por donde estás en ese momento o porque buscas la ocasión para acercarte a un concierto suyo. Con los andaluces G.A.S. Drummers y Minority Of One nos sucede (hemos recomendado por activa y por pasiva su minigira patria), así que como fieles marchando un domingo a una iglesia, nos acercamos a la madrileña Sala Moby Dick para disfrutar de sus directos.

Aunque las dos formaciones miran a los Estados Unidos para dar forma a su propuesta, sus influencias son ampliamente diferentes, aunque sobre el papel no lo parezca. Quien ya les haya escuchado, sobre todo en directo, se dará cuenta que los primeros en subir al escenario tienen en el hardcore melódico californiano, y por ende, de la costa oeste, su fiel reflejo; por su parte los segundos, sobre todo en algunos discos más que en otros (vease Decalogy (BCore), su anterior álbum), miran al hardcore de corte rock de Washington y, por extensión, toda la costa este. Y todo ello desde una provincia española como Cadiz, no muy dada a la música y, mucho menos, a sonidos tan rápidos como estos. Algo tendrá que tener la zona para que la estirpe, aunque poquito, se haya mantenido (fácilmente se podría decir que unas son las sucesoras de la otra). Ojalá nunca dejen de salir bandas así, pues eso querrá decir que cada poco podremos disfrutar de bolos como el de esta noche.

Para empezar, como ya os hemos comentado, tuvimos a Minority Of One, banda que con tan solo un EP (South West Coast (La Agonía de Vivir/In My Heart Empire/Mundo Violento/La Otra Opción) ) y un disco (Glory Days (La Agonía de Vivir/In My Heart Empire) ) ya se han recorrido media latinoamérica, hito al que muchos no llegan, ya sea por que no quieren o porque no tienen ese algo que les hace poder ir hasta allí y pasarse unas cuantas semanas tocando. En circunstancias normales eso debería hacer que la gente se fijase en ellos y les pusiese en el lugar que se merecen dentro de la escena, pero salvo dar unos cuantos conciertos, todavía no son lo que se merecen, pues no han conseguido (y no es por ellos) pegar el puñetazo en la mesa que deben. Aun así, los pocos que si que les conocemos disfrutamos de su directo, donde dan un paso adelante respecto a lo facturado en estudio y dejan claro que, aun a pesar de tener buenas referencias, lo suyo es tocar encima de un escenario y darlo todo. Tanto que conforme vamos aumentando la cantidad de conciertos que vemos suyos cada vez nos parecen mejores. Eso si, lo que no cambia es la emoción que sentimos cuando tocan temazos como ‘Soundtrack’ (intro con ‘Sunrise’ incluida), ‘Glory Day’, ‘Minority Of One’, ‘Disconnected’ o’Endless Summer Life’.

Como cabeza de la fecha, así como del resto de la minigira española, estaban G.A.S. Drummers, banda que volvía a tocar en Madrid, una de las ciudades donde más se les quiere, por enésima vez, pues desde que debutaron allá por 1999 en la Sala Moby Dick como teloneros de los suecos Randy, no han dejado escapar ni una de todas las ocasiones que han tenido para visitar la capital y dar un concierto, ya fuesen ellos solos o en compañía (tanto como teloneros o como artistas principales de la velada). Esta vez la “excusa” era cerrar como dios manda (o sea rodeado de amigos) la gira de We Got The Light (Wild Punk), su gran último disco, y así poder tomarse un descanso con el que coger fuerzas de cara a su futuro (álbum). Debido a ello el set escogido para esta noche tenia en él su principal fuente (lo tocaron entero salvo tres temas -‘Idle Rules’, ‘Fallen Angels’ y ‘Burnt Land’-). Así que si te gustaba no te iban a defraudar, sobre todo contando con que en el resto de minutaje incluyeron tonadas como ‘Back To Decadence’, ‘Teenage Wasteland’, ‘Grey Words’, ‘On Postmodernism’, ‘Fuckin’ Politicians’ u ‘Outta Mankind’, dando con ello un repaso bastante iniciativo y básico de lo que es su discografía, pues a diferencia de otros, ellos no se olvidaron de ninguno de sus álbumes. Y esto es un logro, pues según lo que toquen el bolo puede torcerse hacía un lado (más tranquilo) o hacia otro (más cañero). En esta ocasión, quizás motivado por el aura de la sala o simplemente por elección suya, decidieron que iban a tomarse las cosas con más calma que hace un par de meses en el The Fiest II, cuando pusieron patas arriba la también madrileña Wurlitzer Ballroom al tocar al completo Proud To Be Nothing (La Agonía de Vivir/Slide Chorus), su primer disco. Aun así, y a pesar de la calma que reinó en la mayor parte del concierto (solo hubo un par de pogos y stage divings -Dani Llamas incluido-), nos lo hicieron pasar como enanos. ¡Grace!

Lastima que la sala madrileña no estuviese a rebosar, como la ocasión se merecía, pero aun así, debido a las fechas que eran (fin de semana anterior a las vacaciones de navidad), lució bastante bien, tanto o casi como ambas formaciones del sur se merecen. Aunque no hace mucho de su concierto, por aquí ya queremos volver a verlos en directo. Ojalá en el 2015 tengamos buenas nuevas suyas y con ellas nos vuelvan a visitar, pues debería ser obligatorio verlas, o al menos si a una de las dos, año tras año. ¿Se cumplirá nuestro deseo? Esperemos que si.

Texto: Jorge Garrido Yuste

Fotos: Francisco Javier Pérez Díaz-Pintado

Más fotos: Link.

Comments Off

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs