DESTACADOS
Crónicas

Crónica: Eric Fuentes & El Mal + Ulises Lima @ Costello Club, Madrid (12-11-14)

» Publicado el 18 nov por Javier Caulfied

Si bien este texto tiene la misión de reseñar un concierto en concreto, antes nos tomaremos un párrafo –a modo de merecida introducción- para poner a todo aquél que lea esto en materia: a finales de marzo de este agonizante año, el señor Eric Fuentes (The Unfinished Sympathy, Mad Squad) publicó su último disco en su carrera en solitario, titulado Barcelona (BCore); un disco ni más ni menos que triple, con treinta canciones y ninguna de relleno. No estamos hablando aquí de nada a la ligera, sino seguramente de su obra cumbre como músico, productor y multiinstrumentista en la mayoría de las canciones que lo contienen; hablamos de un proyecto ambicioso, arriesgado, conceptual y ampliamente variado en el que ha cantado en tres idiomas (catalán, castellano e inglés) e imprimido su alma y experiencia en una mezcolanza de estilos musicales variados y múltiples colaboraciones…

Así que si esto fuera un anuncio, sencillamente concluiría diciendo que “mejor escuchar y comprobar por uno mismo“. El caso es que, desde marzo hasta noviembre, apenas se ha vuelto a saber demasiado sobre Eric y su banda, y nos hemps tirado más de medio año preguntándonos cuando habría una gira para presentar uno de los mejores discos nacionales de lo que llevamos de año (sí, así de simple y prepotente). Aún no ha habido gira explícita como tal, pero el pasado doce de noviembre se dejó caer (al fin) por la capital y allí estábamos unos cuantos amigos, porque al final esa fue la cantidad de gente que fue, para quitarnos el mono de escuchar algunas de las nuevas canciones.

Pero antes de que subiese al escenario el que fuera líder de The Unfinished Sympathy tocaba disfrutar con el directo de Ulises Lima, banda a la que no veíamos desde que telonearan a los catalanes Wann el pasado mes de febrero. Si por aquel entonces solo nos mostraron un nuevo tema, ahora que habían pasado unos meses y el proceso de grabación ya esta en marcha, la cosa cambiaba, como pudimos descubrir en el céntrico Costello Club. Allí, además de viejas conocidas y queridas como son ‘Hope’ y ‘Ruins’ de su split junto a Shonen Bat o ‘The River’, ‘Remember’ o ‘Waiting For The Summer’ de su obra de debut, por decir algunas de las que sonaron, dejaron caer varias nuevas creaciones, entre las que cabe destacar la llamada oficiosamente, o eso dijeron y así aparecía en el setlist, ‘Jawbreaker’. Una banda a la que hacían referencia no solo en el titulo de la canción, sino también en el sonido, y por ello a cualquier amante de la mítica banda norteamericana, así como del emocore noventero, le podría gustar la formación española, salvando las diferencias, ya que una vez cogen sus instrumentos suben el volumen y nos llevan en volandas durante todo su actuación, dejando pocos instantes para la “relajación”. Algo que acabó dándonos igual porque una vez acabaron de tocar lo único que teníamos en mente era una petición hacía ellos: “¿y cuando sacaréis el próximo álbum?”, pues tras escuchar en directo un poquito de él nos dejaron con ganas de más. Ojalá sea pronto.

Tras Ulises Lima, tenían apenas una hora de tiempo para tocar, así que Eric Fuentes & El Mal fueron al grano sin apenas paradas entre canción y canción, tan sólo para agradecer al público de la capital sus alegres caras o cambiar la cejilla de traste en su Fender Stratocaster. Había mucha curiosidad por saber qué tipo de set traerían con tantas canciones de dónde tirar y tan poco tiempo para tocar; no obstante, lo bueno de que tu último disco sea redondo de arriba abajo, es que te puedes permitir el lujo de tocar lo que te apetezca. Comenzaron igual que en el comentado último disco: ‘Despeñaperros’, que sonó triste y enérgico al mismo tiempo. Lo mismo para ‘Amb L’aigua Al Coll’ (omnipresente bajo y batería marcando el paso), y después de una neutra ‘Incansable’, ‘Future Lovesong’ nos puso las pilas y nos recordó fugazmente la etapa de Eric al mando de los añorados The Unfinished Sympathy. ‘Superpowers I Had’ trajo la misma nostalgia, pero en clave más reposada, y acompañada de arreglos de piano que traían ecos de Copper & Gold (BCore), su anterior disco, pero con más luz y acierto que aquél.

Con treinta nuevas canciones estrenadas, era obvio que dedicaría la mayor parte del tiempo a ellas en esta ocasión, así que, con alguna pequeña y grata excepción entre medias (‘Hora Punta En Territori Enemic’), lo siguiente que interpretaron fue ‘Parlar Per Parlar’ (pegadizo riff y estribillo), ‘Trist I Patètic’ y, la breve ‘Cowboy’ cerrando este ciclo. Algunos no parábamos de mirar el reloj, viendo cómo se acercaban las 11 de la noche -hora de terminar el concierto- y lamentando que una resultona actuación estuviera llegando a su fin tan pronto. Urgía apurar cada minuto para ofrecer un concierto que ajusticiara la esperada ocasión, con lo que llegó el momento de despachar también algunas canciones ya familiares para sus seguidores como ‘Acadèmia’ o una épica ‘Rock And Roll Is A Full Time Job’.

Última revisión de Barcelona (Bcore) con dos cortas y certeras versiones: ‘Haging On The Telephone’, escrita por Jack Lee y popularizada por Blondie, y ‘Ataque Preventivo De La URSS’, de los olvidados Polansky Y El Ardor, y muy presente en los sets de sus últimos años; seguramente nadie se quitó de encima fácilmente ninguno de los dos estribillos. Ahora sí, llegando las despedidas, dieron todo lo que tenían con ‘Growl’, ‘Little Wild Girl’ y ‘El Pobre Esmolet’ para terminar. Quizás son las increíbles ganas que teniamos de ver por aquí a Eric Fuentes y los suyos, pero aquél último triplete de canciones en directo terminó por convencernos de hasta qué punto tenemos delante a uno de los mejores y más brillantes músicos de rock actuales de todo el estado.

(Agradecimientos a Ayuken MP por la acreditación brindada a este medio).

Texto: Jorge Garrido Yuste y Javier Caulfield.

Fotos: Javier Caulfield.

Más fotos: Link.

Comments Off

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs