DESTACADOS
Crónicas

Crónica: Biffy Clyro + Walking Papers @ La Riviera, Madrid (10-12-13)

» Publicado el 13 dic por Javier Caulfied

Muchas, muchas, muchas ganas había de que llegara esta noche. Biffy Clyro vinieron y nos dejaron los dientes largos con su actuación en el BBK Bilbao Live este mismo verano, pero desde su última visita en febrero de 2010 (junto a nuestros preciados Nothink) que no los veíamos en salas por nuestro país. Aquella vez presentaban el alabadísimo Only Revolutions (14th Floor), y el pasado diez de diciembre nos traían la presentación de Opposites (14th Floor), el doble álbum que se sacaron de la manga a finales del pasado mes enero. No fue de extrañar ver que colgaban sendos solds outs, tanto en la fecha madrileña como en la ciudad condal un día después.

Abrieron con una sencilla y elegante actuación de Walking Papers, donde toca ni más ni menos que Duff McKagan (el ex bajista de la formación y época dorada de Guns ‘N’ Roses). Tan sólo un disco de debut, que en su media hora de actuación dieron buena muestra del mismo. Con un rock reposado y medios tiempos interesantes como ‘Already Dead’ o ‘Leave In The Dark’ amenizaron la espera, a la par que iba la gente entrando y poblando La Riviera. También hubo coletazos más enérgicos, pero siempre con un corte suave y cuidando los detalles, véase ‘Red Envelopes’ o ‘You’re Secret’s Safe With Me’. Poco más de un año de existencia para este nuevo proyecto, que incluye también en sus filas gente de Screaming Trees. No son novatos, y saben lo que se hacen.

Como un clavo, a las nueve y media de la noche, tal como auguraban los horarios, se levantaba el telón y aparecían Simon Neil y los gemelos Johnston, abriendo con ‘Different People’, como viene siendo costumbre en esta gira. Biffy Clyro nos visitaba de nuevo, y realmente no se pueden sacar pegas a lo que pudimos ver esa noche, amén de los problemas de sonido recurrentes en esta sala, al menos casi siempre al comienzo de las actuaciones. Lo que pudimos presenciar y sacar en claro en esta ocasión del trío escocés, es que la experiencia y la carretera ha jugado mucho en su favor a lo largo de los años, a base de dedicación, esfuerzo y muy, muy buenas canciones.

Casi dos horas de minutaje dan para mucho, mucho más aún cuando apenas hicieron parón para cambiar de instrumento y, entre tanto, agradecer una y mil veces la presencia de tanto público y el hecho de atraer cada vez más gente en sus conciertos. Siguen siendo los mismos de siempre, pero con una notoria auto-confianza ganada en los últimos años. No traían el montaje escénico debido, obviamente, a la no-capacidad de la sala para montar la logística que ello conlleva; lo cual hizo más especial, si cabe, este concierto. Y me explico: sin ningún tipo de montaje, más allá de un sencillo juego de luces, las canciones entraban mejor, pues nada te distraía de la magia desprendida por tres músicos tocando con mucho sentimiento y ganas. ¿Qué nos hubiera gustado ver el montaje de otros conciertos? Sí, por supuesto… Perdemos en unas cosas, y ganamos en otras.

Pudimos escuchar, en esencia, la mitad del doble disco Opposites (‘Sound Like Balloons’, ‘Biblical’, ‘Victory Over The Sun’, ‘Spanish Radio’, ‘Little Hospital’’, la cara B ‘The Rain’ con Simon en solitario con una guitarra acústica, ‘Modern Magic Formula’, ‘Black Chandelier’, ‘Woo Woo’ y, ya en el bis, ‘Opposite’ y ‘Stingin’ Belle’) y la mitad de Only Revolutions (‘That Golden Rule’, ‘God & Satan’, ‘Bubbles’, ‘Many Of Horror’, ‘The Captain’ y el apoteósico final con ‘Mountains’). Aun así, sabido es que no dejaran de lado tocar algunas piezas de Puzzle, así que también lo homenajearon (‘Who’s Got A Macth?’, también en la acústica una sentida ‘Machines’ y ‘Living Is A Problem Because Everything Dies’). Por último, son cada vez menos, pero siguen quedando sus tres primeros discos en la recamara y, si bien con tal cantidad de temazos de los que tienen por donde tirar en cada nueva entrega, siempre procuran dar un testimonio en sus (cada vez más) largos sets en incluir algún guiño a su primer legado discográfico (en esta ocasión, la elegidas fueron ’57’ de Blackened Sky (Beggars Banquet) y ‘Glitter And Trauma’ de Infinity Land (Beggars Banquet), con cada miembro del grupo sujetando un foco parpadeante de luz blanca en su “discotequeraI”  introducción).

Mucho nombre de canción ahí arriba, ¿eh? Pues sí, eso es lo que unas dos mil quinientas personas tuvimos la fortuna de presenciar. Casi dos horas, a piñón fijo, sin apenas pausas. Una suerte ver crecer a una banda de su talla, que se han ido ganando poco a poco el respeto y la admiración de sus fans, con su sencillez y buenas canciones. Agradecidos y emocionados, solamente pueden (y podemos decir): MON THE BIFF!

Texto: Francisco Javier Pérez Díaz-Pintado

Comments Off

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs