DESTACADOS
Crónicas

Crónica: Berri Txarrak + The Big Bench @ Sala Óxido, Guadalajara (16-11-13)

» Publicado el 19 nov por Jorge

Cuando se anunciaron las fechas del final de gira de presentación de Haria (Kaiowas Records), el último disco de Berri Txarrak, nos sorprendió ver que Madrid, una de las ciudades donde más se les quiere (solo hay que ver lo llena que estaba la Rock Kitchen en su última visita), no estaba incluida. Entonces, raudos y veloces, miramos otras posibilidades para disfrutar de su directo, ya que iban a dejar de tocar en un tiempo y había que matar, o al menos dejar reposar, el gusanillo por verles en directo. En ese rápido vistazo vimos que el sábado 16 de noviembre tocarían en la alcalarreña Sala Óxido, la cual estaba a un tiro de piedra de la capital. Así que empezamos a vislumbrar una solución aceptable. O al menos así era hasta que, hace unas semanas, se confirmó que nuestro querido Juan Blas aka The Big Bench iba a ser el encargad de abrir la velada. Entonces no dudamos ni un momento y confirmamos nuestra asistencia. A lo cual la madre de uno de los dos enviados por allí dijo: ¿merece la pena ir hasta Guadalajara para ver un concierto? Vaya que si mereció la pena…

El viaje, como todo aquel que vive en Madrid y ha ido a la provincia vecina, sabrá que es muy rápido y sencillo, sobre todo si se va en coche, de ahí que en un abrir y cerrar de ojos nos plantásemos en el recinto guadalajareño, mucho antes de que la velada diese comienzo, pues, aunque las puertas se abrían a las 10 de la noche, no fue hasta las 11 cuando The Big Bench se subió al escenario con nada más que una guitarra (así como un ampli y un micrófono para la guitarra de corte retro). Sobre el papel, y como bien remarcó el propio en medio de su actuación, era una propuesta arriesgada debido a la diferencia de estilo con respecto a los navarros, pero una vez dio comienzo y empezó a soltar las primeras palabras de la letra de ‘Safe Hands’, el tema con el que abrió la noche, tuvimos que callarnos y observar, o mejor dicho escuchar, atónitos su voz, que gracias a una buena  producción y, sobre todo, una mejor Sala Óxido, la cual sonó como a los ángeles, tanto que no distaba para nada a lo que se podría ver en recintos teatrales más indicados para propuestas predominantemente más vocales. Si bien a los poco duchos en su nuevo proyecto allí presentes les sorprendió de forma muy grata, como bien nos comentaron algunas de las personas con las que fuimos, para nosotros, más puestos, nos sirvió como constatación de que poco a poco va consiguiendo darle cuerpo a esos temas que tiene en su haber (no falto ni uno: ‘Wrong Place, Wrong Time’, ‘Better Call Faith’, ‘The Funeral’, ‘That Fire Inside’, ‘The Man Who Was Afraid Of Men’ y ‘Heads Or Tails’) y que con un poco de instrumentación (y la promoción correcta) debería comerse el mundo. Estaremos al tanto a sus próximas novedades, las cuales pasan por anunciar esta semana una gira benéfica aun en solitario y, ya más adelante, allá por principios del 2014, confirmar que su proyecto aumenta de tamaño gracias al añadido de dichos instrumentos que antes comentábamos.

Cambiando de rumbo, y tras la consiguiente prueba sonora, a las 12 de la noche, unos 20 minutos después de abandonar el escenario Juan Blas, se subieron a este los navarros Berri Txarrak. Un horario algo inusual para lo que estamos acostumbrados en la capital, donde sobre esa hora solemos estar ya fuera de la sala, en busca de un transporte con el que volver a casa o, si aun tenemos ganas de más, salir de marcha. Aun así las fuerzas no flaqueaban pues era a ellos los que realmente habíamos ido a ver y como tal había muchas ganas, tanto nuestras como del resto de los asistentes, quizás no el suficiente ni el que se merecen pero si bastante ruidoso y marchoso (en ningún instante dejaron de moverse al son de sus temas), como bien se demostró desde los primeros compases de ‘Gelaneuria’, la cañero canción con la que cerraban Jaio.Musika.Hil (GOR Discos), encargada de abrir la actuación.

A partir de entonces, y como si un pajarito les hubiera dicho que un servidor quería un bolo a piñón fijo, sin apenas pararse a hablar (hasta bien empezado el bolo no se presentaron), siguieron con ‘Hil Nintzen Eguna’, con la que empezaba Libre © (GOR Discos); ‘Albo, Kalteak0′, el primer acercamiento a Haria (Kaiowas Records), el disco que “presentaban” aquella noche; ‘Izena, Izana, Ezina’, ‘Lepokoak’, ‘Kanta Golbelak’, ‘Ez Dut Nahi’… Un setlist que estaba siendo variado en cuanto a los discos de donde procedían, aunque con bastante predominio de su época más actual, esa que puede decirse que empieza con Libre © (GOR Discos) y que continua con Jaio.Musika.Hil (GOR Discos), Payola (Kaiowas Records) y Haria (Kaiowas Records).

Llegados a este punto, y con casi el 50% del bolo ventilado, tocó uno de los momentos cumbre de la noche, que no era otro que ‘Oreka’, donde, como viene siendo habitual desde hace tiempo, incluyeron su versión de la noche. Si en otras ocasiones se les ha podido ver tocando ‘Sols El Poble Salva El Poble’ de KOP, ‘Special K’ de Placebo o ‘Butterfly’ de Weezer, por decir algunas, en esta gira, como se había podido leer que hicieron en otras fechas, el escogido fue ‘Los Muertos’, canción perteneciente al debut post-punk de Delorean. Si la original es bastante bailable, la suya, no olvidándose de hacer mover al personal, incluía una cadencia rockera que la hacía suya, desmarcándose lo justo para no sonar a un refrito más. Tras este momento de relax dentro de su propio set volvieron a la senda marcada desde el comienzo de su concierto: ‘Zertarako Amestu’, ‘Ez Naiz Aldatuko (Esa Zuen Kamaleoiak)’, ‘FAQ’ (haciendo referencia a que estamos en una época en la que hay muy pocas respuestas y muchas preguntas que hacer), ‘Maravillas’ (con breves palabras en contra de que exista actualmente una dictadura encubierta), ‘Ohiu’ y ‘Makuluak’, con la que nos dijeron “adiós”.

Tras el paron habitual del final de casi todos los conciertos llegó el tiempo de los bises. Para él se dejaron ‘Harra’, uno de los temas más cañeros de su último disco, donde se notaba su amor por el stoner (el sonido de la guitarra de Gorka al principio es un ejemplo muy claro de ello); ‘Stereo’ e ‘Ikasten’, posiblemente 2 de los 10 temas antiguos más queridos por sus fans; y, como no, ‘Denak Ez Du Balio’. Si en otras ocasiones hemos visto como era algún fan el que cantaba la parte de Tim Mcllarth, de un tiempo a esta parte es David, su bajista, el encargado de la parte en ingles de uno de sus temas bandera, del cual seguro que están cansados pero que, por significar lo que significa para ellos, que no es otra cosa que abrirles las puertas a cierto publico español, no dejan de tocar.

Quizás aquella noche no fue la que más nos llegó, al menos para el que escribe, pero no cabe duda que estuvo a la altura de su aura, esa que dice que sean cuatro, sean tres, tengan una formación u otra, van a dar un gran concierto. Que pena que ahora toque esperar a que saquen disco para volverles a ver en directo.

TextoJorge Garrido Yuste

FotosFrancisco Javier Pérez Díaz-Pintado

Comentarios desactivados

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs