DESTACADOS
Crónicas

Crónica: Berri Txarrak + Bullitt + TCN @ Estraperlo Club, Badalona (28-04-16)

» Publicado el 03 jul por Jorge

En España, un mundo aparte dentro del panorama musical europeo, mantener una sala de conciertos (como tal) es bastante complicado. Pocas sobreviven y las que lo hacen tienen que hacerlo multiplicando sus actividades, funcionando la mayoría, principalmente, como discoteca, un hecho que se critica en muchas ocasiones debido a un sonido bastante discutible (pocas veces suenan perfectamente) y un horario ajustado. Por ello no nos sorprendió leer hace unos meses que el badalonés Estraperlo Club decidía cerrar.

La sala de conciertos catalana, una habitual dentro del panorama rockero patrio, sobre todo dentro del circuito punk/hardcore, pues HFMN Crew programó allí algunas fechas de mucha de sus giras, no entraba dentro del concepto habitual español. Estaba en un lugar alejado (en un polígono de una ciudad como Badalona, pegada a Barcelona pero lo suficientemente lejos como para desanimar a más de uno y de dos), no se usaba por las noches de los fin de semanas como discoteca (no entraba dentro del estilo de las vecinas) y, a la postre, era demasiado grande como recinto. Razones, aunque discutibles en su totalidad, bastante entendibles. Pero pasaba el tiempo y seguía ahí, cerrada, pero siendo lo mismo que cuando aun funcionaba semana tras semana: una sala de conciertos. Motivos para ello había unos cuantos, diferentes dependiendo de quien fuera el que te los dijese, pero que se resumían en uno: “solo sale rentable abrirla si se llena”, como bien nos comentó Xavier Calvet, líder de Bullitt, instantes después de acabar el concierto de Berri Txarrak, banda por la que si se volvió a abrir, aunque fuera de manera excepcional. Era difícil decir que no a un concierto de un grupo como el suyo, que se había ganado el cariño del público tras más de 20 años de arduo trabajo y, lo que es más importante, una base fiel que no pierde la ocasión de verles en directo (entre los que nos encontramos). Y vaya que si acertaron, ya que, como en las mejores ocasiones, no cabía ni un alma más cuando el trío navarro salió al escenario.

Antes de ellos salieron dos bandas de Sant Feliu de Guixols, población de Gerona de donde era la promotora encargada de la velada. Los primeros en hacerlo fueron los menos conocidos TCN. Su estilo recordaba al punk añejo, ese que se facturaba a finales de los 80/principios de los 90 en España, aunque con una salvedad importante: el toque friki/gracioso de su cantante, que les daba un aire diferente, menos serio y político de lo que suele estilar en estilos como el suyo. Debido a ello tomárselos en serio fue una ardua tarea que nos costó lo suyo, tanto que cuando nos quisimos dar cuenta ya habían acabado, pues como primeros en tocar, disponían de bastante poco tiempo para ello. Dice el dicho que sobre gustos no hay nada escrito, por ello dejaremos ahí nuestras palabras sobre ellos. Habrá a quien les gustase su propuesta y a quien no, pero lo que no se podrá negar es que se lo pasaron de lo lindo.

Otros que también lo hicieron fueron Bullitt, aun con la “losa” que tenían detrás. Para muchas bandas es complicado volver a tocar tras la marcha de un miembro (a Berri Txarrak les pasó en varias ocasiones), pero más aun si cabe si esa marcha, valga la redundancia, se debe a su fallecimiento. Una muerte que les llegó poco antes de la salida de Sparks (BCore), su último disco, cambiando de manera drástica los planes de promoción que pudieran tener. Aun con esas no se amilanaron y decidieron darle el mejor homenaje posible reclutando en su posición a Maxim Triviños, encargado de las cuatro cuerdas en sus vecinos No More Lies, con el que se subieron otra vez a los escenarios. Una noticia que era de celebrar. Por ello, en su mayor parte, había que estar en alguna de las citas que habían programado esta primavera. Nosotros elegimos la que compartieron con los navarros Berri Txarrak. Y no nos equivocamos, ya que como hace casi 3 años en el mismo recinto, cuando abrieron para los norteamericanos Texas Is The Reason, volvieron a dar un gran concierto. Es verdad que para el seguidor antiguo, ese que les conoce desde más tiempo, pudo no ser el mejor bolo suyo que había visto, pero en lineas generales, sobre todo en ojos de un neófito y más tras lo que habían pasado, fue bastante bueno. Quejarse es gratis, algo que podríamos hacer, sobre todo del setlist de aquella noche, pero en homenaje al fallecido Ferran nos guardaremos nuestro puntillosa opinión y solo mencionaremos lo bueno, pues de ello había un rato: temas redondos (muchos de su última referencia, como ‘The Mighty Ones’, ‘Game Over’, ‘Sister’ o ‘Friendship Never Ends’) y, lo que es más sorprendente y, ya que estamos, de agradecer, una simpatía y energía que contagiaban a todas y cada una de las notas que tocaron aquella noche. Sentirse feliz y a gusto tras ‘Switch My Lighter’, canción con la que cerraban Love Or Die (BCore), su anterior álbum, y la velada, no fue muy complicado.

Una foto publicada por Ctrl Rock Mag (@ctrlrockmag) el

Como tampoco lo fue empaparse de la energía de la banda originaria de Lekunberri (Navarra) Berri Txarrak. El trío del norte de España hace tiempo que en estudio ha probado nuevos sonidos y caminos, fruto del variado gusto de Gorka, su cantante, pero en directo, cuando se da la ocasión para ello, vuelven a sus raíces y dejan aflorar su lado más punk hardcoreta. Desde el primer compás de la ya icónica ‘Zertarako Amestu’ (da nombre a su DVD), con la que abrieron, dejaron claro que no venían a contentar a algún posible fan nuevo, de esos que se han arrimado a la banda cuando en medios más “modernos” (o hipsters, como prefiráis) han empezado a hablar de ellos, sino que acordes con el recinto donde estaban dieron toda la “zapatilla” que pudieron pues, salvo escasos momentos en los que pararon para soltar unas cuantas palabras o alguna que otra “coña” (se defendieron de aquellos que se metieron con su catalán, anécdota que venía de un vídeo que subieron a Instagram), no pararon e hicieron que las primeras filas del respetable se apretujasen contra el escenario mientras se movían como posesos al ritmo de temas como ‘Oreka’, ‘Folklore’, ‘Albo-Alteak’ o ‘Gure Dekadentziaren Onenean’, entre otras. Y aunque quizás ya renieguen un poquito (o bastante, según a que tipo de seguidor le preguntes) de sus inicios, algo más “duros” y menos “innovadores” (por decirlo de alguna forma), como se pudo comprobar en el set de aquella noche, en el cual se olvidaron de sus tres primeros álbumes, aun así supieron elegir de lo más reciente lo más cañero. Porque sí, lo hay y bastante, por mucho que ahora hayan probado con un productor como Ricky Falkner. Su espíritu ‘Libre ©’, una de las más añejas de aquel día, siempre seguirá ahí, pues aunque vayan hacia delante, probando cosas nuevas que incluir en su sonido, nunca se olvidarán de rockear, como dejaron claro en Denbora Da Poligrafo Bakarra (Only In Dreams), su último disco, en el que dos de los tres cds están producidos por productores, valga la redundancia, de corte más potente como son Ross Robinson, con quien repiten, y el gran Bill Stevenson de Descendents/All. La mejor prueba de ello fue verles cerrar con ‘Sols El Poble Salva Al Poble’ de KOP, probablemente la versión más conocida que tienen, y no incluyéndola dentro de ‘Oreka’, como suelen hacer con sus covers. Una declaración de intenciones en toda regla, aunque fuese en los últimos instantes del concierto en la ciudad catalana, una de las comunidades autónomas donde más se les quiere.

Texto y foto: Jorge Garrido Yuste

Comments Off

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs