DESTACADOS
Crónicas

Crónica: Be Prog! My Friend Festival 2014 @ Poble Espanyol, Barcelona (12-07-14)

» Publicado el 16 jul por marggotj

¿Qué tienen en común las matemáticas con la música? Aunque no lo parezca, bastante. Por un lado, en las primeras podemos encontrarnos con regresiones lineales y progresiones aritméticas y en la segunda que es necesario invertir el orden de actuación los siete conciertos que disfrutamos en la primera edición del festival de rock y metal progresivo Be Prog! My Friend, organizado por la promotora Madness Live. Hoy en día, contar hacia atrás no resulta difícil gracias a inventos online como Spotify o listas de canciones que los fans de los grupos comparten en sitios web creados para tal fin. Antes de asistir a su estreno en el Poble Espanyol de Barcelona, apenas había coqueteado en mi tiempo libre con uno de los estilos musicales más perfeccionistas que puede existir pero no por ello pasó desapercibida la calidad que servía de apellido a cada uno de los nombres propios que formaban parte del cartel.

Los primeros en aparecer fueron Antimatter. Su show se vio amenazado por un sol torturador y no concentró a todos los presentes delante del escenario, ya que algunos nos refugiamos en las poquitas sombras que bordeaban la pista para escuchar detenidamente a los músicos encargados de inaugurar la velada. Algo que hicieron de manera notable echando mano de su elegancia al hilo de una voz impecable. TesseracT, por su parte, fueron los que rompieron la calma que invadía el recinto después de la primera actuación. El combo, uno de los alicientes de esta primera edición, presentó algunos temas de su nuevo disco Altered State (Century Media), así como a su cantante original, noticia que provoco la máxima expectación entre sus seguidores desde que se hiciera oficial su regreso hace unas semanas. Para mi, que no les vi en su reciente visita junto a Protest The Hero (mi compañero Javi si que les vío en Madrid), dieron el toque de frescura a la jornada por aliñar sus canciones con algo que echaría en falta el resto del día, un gustillo a core.

Tras saborear en compañía de amigos un delicioso helado fui a ocupar un buen sitio para ver a los franceses Alcest, una de las bandas a la que le tenía muchas ganas. La dulzura con la que tocan cada nota quedó eclipsada cuando interpretaron un tema antiguo en el que el cantante hacía alarde de su capacidad para hacer guturales. Con gritos, o sin ellos, fueron una grata sorpresa e intuyo que sus discos serán una banda sonora perfecta para los momentos de soledad que vaya a necesitar.

Con una sonrisa puse fin a una primera parte del festival que progresó adecuadamente; pero todavía faltaba el grueso del cartel además de la que fue, para mi, la revelación de la tarde. Estos últimos años me encontré con mucha gente a la que le gustaban Marillion pero no fue hasta que vi el anuncio de la confirmación de Fish en el Be Prog! My Friend cuando sentí verdadera curiosidad por lo que les rodeaba. Los veteranos irlandeses no tardaron en despertar al público del estado de serenidad en el que se encontraba. Demostraron que la complejidad y la técnica musicales pueden hacer buenas migas con el rock and roll clásico al regalarnos el show añejo pero más divertido de la tarde. Tras la fiesta, hicimos la pausa de rigor para cenar y prepararnos para Anathema. Sólo con escuchar en casa el comienzo de ‘Untouchable Part 2′ se me pone la piel de gallina como la otra noche. Vaya concierto más bonito dieron los ingleses, gracias, en su mayor parte, a la magia de las voces de Vincent y Lee Helen, que estuvieron perfectamente empastadas, la espontaneidad de Danny Cavanagh , un duelo amigo de percusionistas espectacular… En fin, no entiendo como he dejado pasar tanto tiempo para verles en vivo.

Lo contrario me ocurrió con los cabezas de cartel , Opeth que, con ‘Miguelito’, su vocalista, a la cabeza, tenían el honor de ser los reyes de esta primera edición y como tal, llegaron, tomaron el trono y nos conquistaron a todos con un set más cañero de lo que esperaba, pero en el que no faltó tampoco un tema instrumental que casi me lleva a sentarme a uno de los escalones de los alrededores. Menos mal que los suecos sonaron perfectos en todo momento y que los chistes del líder del grupo junto a una dosis cargada de guturales exquisitos logró mantenerme en pie y gozar de su concierto.

El pescado estaba todo vendido tras ver el mejor concierto de la jornada pero aún así, el festival tenía que echar el cierre con otro banda sueca que también conocía. Si hace unos años me sorprendían como teloneros de Opeth en la Sala Apolo, ayer me decepcionaron, pero su intento por remontar la actuación y el magnetismo de su cantante y guitarrista Daniel Gildenlöw fueron razones más que suficientes para permanecer delante de Pain Of Salvation y abandonar el lugar al mismo tiempo que ellos.

Nadie puede escapar al fantasma del mal sonido porque tarde o temprano siempre aparece. Aún así, podría enumerar en una lista muy larga los aspectos positivos de la primera edición del Be Prog! My Friend. Todos los que asistimos ayer pudimos ser testigos del resultado de mucho esfuerzo, constancia y buen criterio así que no está de más dar la enhorabuena desde aquí a los artífices de esta gran idea hecha realidad y que tendrá continuidad el año que viene.

TextoMaría José Rodriguez

Fotos: Mary Carmen Lozano

Comments Off

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs