DESTACADOS
Críticas

Crónica: Joey Cape + Dani Llamas @ Rocksound Bar, Barcelona (05-02-17)

» Publicado el 20 feb por Jorge

Normalmente valorar y escribir sobre un concierto no suele ser del todo complicado (en termino medio, digamos), pero cuando hay un par de experiencias previas es bastante más difícil saber que decir sin pecar de ser repetitivo. Sobre todo cuando lo anterior ha gustado y no hay mucho que mejorar, o al menos desde la perspectiva del que escribe. En esos parámetros nos movemos cuando tenemos que ponernos manos a la obra y relatar lo que nos pareció la velada nocturna de Joey Cape y Dani Llamas en el barcelones Rocksound Bar.

A diferencia de las dos ocasiones anteriores, una de las cuales podéis leer por aquí, en su nueva visita Joey cambió ligeramente el formato y apostó por Dani Llamas, cantante de G.A.S. Drummers, para tocar, en vez de venir con un amigo de allá. Eso provocó que al final disfrutáramos de dos conciertos por separado, en vez de una fusión de ambos. Y en parte lo agradecemos, visto lo visto la última vez, en la que apenas dejó protagonismo a Chris Cresswell, su compañero de gira en solitario. Porque, como ya hemos dicho siempre que hemos tenido ocasión, la propuesta del andaluz en solitario, más allá de la banda que le ha hecho estar donde está, es de esas que deberían tener más reconocimiento, pero que, por una u otra cosa, se queda en eso, una aventura en solitario. Cosa que no entendemos. Pongamos un ejemplo para explicarlo.

En unas semanas saldrá a la venta el nuevo álbum en solitario de Greg Graffin, cantante de Bad Religion. Tras haber oído sus adelantos, y viendo la trayectoria que toma en sus obras propias, es evidente que el sonido no se alejará mucho del country rock, genero que, en mayor o menor medida, Dani ha acogido en su seno para mezclarlo con un poco de americana. Es verdad que la comparación es odiosa, sobre todo viendo el nivel de aceptación de sus bandas madres, pero eso no impide que si te gusta el de allá te guste el de acá. O, en su defecto, ya que estabas allí hacerle caso, entrar antes de que empezase a tocar y dejarle hacer en silencio. Pero, visto lo visto, sobre todo en esta ocasión, donde el plantel no era plenamente internacional, no fue así. La gente había ido a ver a Joey y lo dejaron claro con una cháchara ininterrumpida de fondo que impidió disfrutar en todo su esplendor algunos de sus temas, tanto nuevos (pinta muy bien su nuevo disco, el cual, si nada lo impide, saldrá en los próximos meses -si, como el de Greg-) como antiguos (‘Ecstasy’ nos conmovió una vez más). Pero bueno, de que nos vamos a quejar, si ya sabíamos que pasaría (lo hemos visto hasta en las actuaciones principales). Aun con esas nos llevamos para casa la sensación de que las semanas (o meses) que faltan para que salga su próximo álbum se nos van a hacer eternas. Y, ya que estamos. soñaremos que Greg decide girar por Europa en unos meses, que es Dani quien abre sus bolos en España y que, para asombro de muchos, será en pequeños teatros y no en salas. Cosas del country rock.

 

Sin embargo hay que bajar a la tierra y “pegarse” la hostia porque aquí lo que tenemos es punk rock acústico, o esa la versión “lenta y emotiva” del género, esa a la que se han apuntado multitud de frontmans en los últimos años, con resultados dispares. Es evidente que, aun con la cercanía de estilos, muchos no quieren ir más allá y simplemente hacen lo fácil. Como es el caso de Joey Cape. Porque, si algo está claro, es que esto lo hace para divertirse y agradar a sus fans, esos que piden más de él y que, en muchos casos, como ya hemos recalcado anteriormente, no suelen salir de ahí. ¿Que luego mola mucho? Si, pero nada más lejos de ello, como bien dejó claro en el setlist escogido para aquella noche, compuesto en su mayoría por temas de otros proyectos, de los cuales Lagwagon se llevó la palma (‘I Must Be Hateful’, ‘Alien 8′, ‘Burden of Proof’, ‘Making Friends’, y así hasta más de 10). Aunque, como siempre, el momento cumbre fue en el que recordó a su difunto amigo Tony Sly con una bella versión del ‘International You Day’ de No Use For A Name. Todo ello en la más estricta soledad, solo rota por los instantes finales en los que pidió a su colega Dani que se “subiese” al escenario para tocar junto a él ‘To All My Friends’ y, ya que estaban, y a modo de bis, cerrar con ‘Angry Days’. Una soledad que sorprendió, pero no tanto como lo hizo su sobriedad. A diferencia de la anterior vez en Madrid, donde se pasó con la bebida, en esta ocasión, quizás en parte por el paso de los años, o por otras cosas (se nota que necesita prepararse bien lo que va a tocar porque no se suele salir de ahí), prefirió cortarse y beber lo justo y necesario. Sea como sea esperamos que se tome con más calma la vida en carretera y que le podamos tener muchos años más encima de un escenario tocando. Cuantas más generaciones disfruten de su música, ya sea con sus Lagwagon, en solitario o con alguno de sus otros proyectos paralelos, mejor. Nosotros ya lo hemos hecho y por eso lo decimos. Los cultos es preferible que sean en vida, no una vez se haya pasado a la otra vida. Amen.

Comments Off

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs