DESTACADOS
Críticas

Crítica: This Wild Life – Clouded (Epitaph)

» Publicado el 12 sep por marggotj

Kevin Jordan y Anthony Del Grosso, o lo que es lo mismo, This Wild Life, son de California y vienen de la escena difícil de patear bares y tocar sus propias canciones de punk-pop por allí. Aun así su honestidad y talento a la hora de transcribir sentimientos les ha llevado a que un sello como Epitaph Records se fije en ellos y les edite su segunda obra a la que llamaron Clouded.

Al contrario de lo que pueda significar su título, este disco no hace más que arrojar luz a su carrera musical. Su gran acogida en el Warped Tour americano y su inminente gira por Reino Unido les convierte en una de las formaciones del año dentro de la escena del punk rock, acústico o no. Los dos chicos desenchufan sus instrumentos en esta obra y consiguen romper la barrera que separa al fan del estilo de música que le apasiona. Así pues, las diez canciones han encandilado a amantes de estilos tan opuestos como lo pueden ser el hardcore o el folk indie.  Algo así podría parecer imposible pero, cuando escuchas por primera vez a Kevin y a Anthony comienzas a creer en el potencial que tienen para lograr esa hazaña.

Para descubrir su don, sólo hace falta que pulses el botón de play en tu reproductor para que el dulce de Jordan empiece a replicar ‘Concrete’, el tema que abre el disco. A él le sigue su último sencillo, ‘Over It’, una proyección sobre la relación ideal y la real que está repleta de dificultades. Con ‘No More Bad Days’ son un poco más positivos a pesar del tono melancólico de Jordan. ‘History’ nos cuenta la frutración de las personas cuando tienen que asumir que no quieren las mismas cosas en la vida.El LP sigue la misma línea y la voz se desahoga con una metáfora sobre la vida en ‘Roots and Branches (Meant To Be Alone)’ para cerrar la primera parte.

Lejos de querer darle al botón de stop su magnetismo te empuja a continuar  descubriendo el resto de canciones, empezando por la firme ‘Bound To Break’ para dar paso a ‘Better With You’, un maravilloso duelo romántico que cuenta con la voz femenina de Laurel Zarcilla. Ya en la recta final del viaje, ‘Looking Back’ nos reta a no quedar anclados por un pasado infeliz para chocar con el punteo impulsivo de ‘Don’t Say’ que, al igual que en el resto de cortes, sirve de compañero fiel a la voz principal que sólo deja de sincerarse ante el oyente desconocido cuando finaliza ‘405’, el último poema de este cancionero; eso sí, lo hace a lo grande y con el refuerzo de una batería potente pero que no consigue eclipsar las cuerdas mágicas de Jordan y  Del Grosso.

Lo mejor: Son capaces de transmitir sentimientos para nada empalagosos y lo hacen de una manera honesta. Los dos músicos atrapan al oyente porque fácilmente se puede sentir identificado con las letras de alguna de sus composiciones.

Lo peor: Para comprender en su totalidad lo que representa el dúo habría que verlos en acción sobre un escenario. En nuestro país sería un milagro que alguna promotora apostara por ellos pero bueno, siempre podemos echar mano de Internet y ver alguno de sus conciertos.

85/100

AutorMaría José Rodriguez

Comentarios desactivados

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs