DESTACADOS
Críticas

Crítica: Beatsteaks – Beatsteaks (Warner Bros)

» Publicado el 09 sep por Javier Caulfied

Que Beatsteaks estrenen nuevo disco siempre es motivo de alegría. Ocurre que antes de que lo escuche, ya sé que algo bueno voy a sacar de ello (lo mismo vale para sus directos).

Lo que en un principio iba a llamarse Dress To Impress, al final se ha quedado en su homónimo Beatsteaks (Warner). Supone ya el séptimo de estudio en su carrera, y no es más que la evolución natural hacía un rock más pulido y de sonido más reposado (en cierta manera). Evolución que vienen sufriendo disco a disco, acentuado sobre todo en los dos últimos discos, y más aún en este que estrenan. Se deja ver una banda que cuida cada vez más las producción y los arreglos de sus canciones; lo bueno de los berlineses es que nunca te dan la sensación de que hayan escrito una canción por que sí, sino que todas y cada una de ellas están hechas con mimo y con un toque distintivo, y que por muchas vueltas que dé su sonido siempre apestan a diversión y te elevan la moral.

Diseccionando Beatsteaks un poco, son en total 11 nuevas y variadas canciones, colocadas en un orden acertado con sus subidas y bajadas, haciendo amena y corta su media hora de duración. Hay un poco de todo, y mezclado entre sí. Canciones que explotan rápidamente, como ‘A Real Paradise’, la estimulante ‘DNA’, o la oscura ‘Wicked Witch'; también medios tiempos: ‘Everything Went Black’ –con una letra genial-, ‘Pass The Message’ o la desenfadada ‘Creep Magnet'; y luego están ‘Make A Wish’, que en la mayor parte de la canción me trae ecos de los Kings Of Leon más comerciales, o el cierre con ‘I Never Was’, cuyo riff me evoca a ‘Mr. Brighside’ de The Killers. Pero eso ya es cosa mía, supongo.

Mención aparte para la revisión al falsete de voz en ‘Up On The Roof’ (como ya hizo Arnim en el pasado en ‘She Was Great’, pero esta vez con un ritmo rápido y constante de batería, y un pegadizo coro a ritmo de “daun-didiki-daun-dikidan-dan-daun”). ¡Ah! Otro detalle que me agrada: lo primero que oyes del disco es un energético y hueco “Good morning!“… Y lo último que oyes es un vago “Good night!” por parte de Arnim Teutoburg-Weiß (voz principal/guitarra rítmica); hasta para esos detallitos son unos cachondos.

Lo mejor: Sin perder su naturaleza sucia y punk, han coloreado su sonido haciéndolo más indie, pop, o como quieran etiquetarlo… Pero con estilo, y gracia. Su single ‘Gentleman Of The Year’ es evidencia de ello. Se van alejando de su sonido más crudo, pero siguen sacando discos interesantes.

Lo peor: Se echa en falta un par de canciones con un sonido más agresivo, pero lo que de verdad me tiene inquieto es que aún no hayan confirmado fechas por nuestro país. Es una banda a la que recomiendo ir a ver a todo el mundo, conozcas o no sus canciones, pues son una garantía de diversión.

75/100

Autor: Javier Caulfield.

Comentarios desactivados

Acciones:

Síguenos!

Camisetas Ctrl Rock mag

 

© 2012 Ctrl Rock Mag. Todos los derechos reservados.

Diseño por BreakingAway Designs